Atocha, a medio gas


Los servicios mínimos no son suficientes para que la estación funcione con normalidad en una mañana en la que los piquetes no tuvieron más incidencia que la meramente informativa
Cartel informativo de las cancelaciones de los trenes

Cartel informativo de las cancelaciones de los trenes

La estación de Atocha ha amanecido a las cinco de la mañana con un fuerte dispositivo policial. A esa hora han comenzado a tomar posición algunos piquetes informativos, al principio muy dispersos. Ha sido a las 7 de la mañana cuando se ha dejado sentir el gran piquete de Atocha, uno de los encargados principales de parar la capital. Pero el fuerte dispositivo policial lo ha dejado sin mucha capacidad de actuar.

 

Significativa sentada en la estación de Atocha

Sentada en la estación de Atocha

A las 7 de la mañana se ha plantado un piquete en la entrada al Cercanías formado por miembros de tres sindicatos: CGT, UGT y CC OO. Una fila de policías nacionales les ha separado de las canceladoras de billetes. Sentadas y consignas clásicas. En Atocha la voz cantante la ha llevado CGT, con sus lemas a favor de un ferrocarril público y social. Pasadas las 8:30 de la mañana el piquete se ha disuelto sin incidentes serios. Cercanías ha circulado al 30%, lo que ha provocado que hubiese trenes, como mínimo, cada hora. El panel que informaba de los transportes ha permanecido gran parte de la mañana fundido en negro.

 

Cartel informativo del próximo tren de Metro en Atocha

Cartel informativo del próximo tren de Metro en Atocha

El metro ha vivido una mañana de calma excepcional. Han circulado uno de cada tres trenes, lo que dejaba frecuencias habituales de 15 minutos. Si algo ha lastrado la movilidad en Atocha han sido los servicios mínimos, que se han cumplido, y no los piquetes. Un trabajador de información de Metro destacaba la ausencia de altercados e informaba de que hoy estaba solo, mientras que un día normal tiene otros tres compañeros.

Todos los viajes de larga distancia han sido cancelados desde las 12.35 hasta las 15.30, según rezaban los carteles en Atocha. La oficina de información de Larga Distancia ha permanecido cerrada toda la mañana.

En el autobús que va al aeropuerto la frecuencia ha sido de 30 minutos. Funcionaban solo dos líneas, ha contado un conductor. Lo mismo ha ocurrido con otras líneas como la circular, que también ha transcurrido con una frecuencia de 30 minutos. El patrón que se ha repetido en casi todas las líneas ha sido un autobús en un tiempo en el que un día normal habría tres o cuatro. La línea 86 ha circulado con una frecuencia de 45 minutos. Un día normal son 12.

Los locales comerciales de Atocha han abierto en su mayoría, aunque los empleados han confirmado que se ha dejado sentir el menor flujo de viajeros: han vendido bastante menos que otra jornada.

Tags: , , , ,

Texto por: Victor Ruiz de Almirón

Ver los artículos de Victor Ruiz de Almirón
«Estos son malos tiempos. Los hijos han dejado de obedecer a sus padres y todo el mundo escribe libros».Marco Tulio Cicerón

Sin comentarios.

Deja un comentario

Una Nochebuena de contrastes en Madrid

La capital vive de formas muy diversas las fiestas más entrañables del año. Los más pudientes pueden degustar los menús más exquisitos, mientras que las personas sin hogar pueden festejarla gracias a la solidaridad del Padre Ángel

Cortylandia: 40 ediciones de ilusión infantil

Tras años de historia, se ha convertido en uno de los símbolos de la Navidad madrileña, atrayendo a turistas de todos los rincones de España

Las exposiciones que no te puedes perder esta Navidad en Madrid

Desde muestras fotográficas, históricas y pictóricas hasta esculturales, todo tiene cabida en la capital

Hablemos de derechos humanos

El Ayuntamiento de Móstoles celebra el 70 Aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos con una semana cargada de actividades culturales

Lavapiés despierta con protestas contra el desahucio de Pepi Santiago

Gracias al apoyo de los vecinos, fue paralizado por quinta vez el desalojo de la señora de 65 años y sus dos hijas

«Los ángeles de la guarda existen»

De lunes a viernes, los voluntarios del comedor social La Casita de Fuenlabrada trabajan sin descanso durante toda la mañana para ofrecer un plato caliente a personas sin recursos