El ADN de Chamartín


Los latidos de Chamartín residen en el pecho de sus moradores. De Gregorio Marañón a Antonio Herrero, son muchos los españoles que prestigiaron este distrito
Placa conmemorativa del periodista Antonio Herrero Lima. Fotos: F.D-I.

Placa conmemorativa del periodista Antonio Herrero Lima. Fotos: F. D-I.

El estadio del mejor club de fútbol del siglo XX, según la FIFA. Las Cuatro Torres más altas de España. Un buen número de embajadas, incluyendo Cuba, Rusia, Reino Unido, Emiratos Árabes Unidos y Nigeria. Un puñado de sedes ministeriales, verbigracia, Defensa, Economía, Empleo… La sede de una importante plataforma de activismo ciudadano (Hazte Oír). El Auditorio Nacional. Una de las principales estaciones de ferrocarril de la capital. Pongamos que escribo de Chamartín.

Sin embargo o con embargo, todos los edificios no son capaces de descifrar el sentido de la vida entre los límites que comprenden los barrios de Castilla, Nueva España, Hispanoamérica, Ciudad Jardín, Prosperidad y El Viso. El código genético de Chamartín está inscrito en sus gentes, en todos y cada uno de los chamartineros que han morado o moran en sus viviendas. Unos están vivos, y otros están muertos. Unos son famosos, y otros no lo son. Si recorremos estas calles, toparemos con placas que recuerdan el paso, el peso, el piso y el poso de personajes ilustres. Estas placas las puso el Ayuntamiento de Madrid.

Gran placa en recuerdo de Gregorio Marañón en su misma plaza

Placa en recuerdo de Marañón

Si nos situamos en el vértice suroeste del distrito, plaza de Gregorio Marañón (metro homónimo, línea 10), veremos una placa del susodicho prócer: «Aquí vivió y murió Gregorio Marañón, gloria de las ciencias y de las letras españolas… 27 de marzo de 1961». Escuchemos esta cita del ilustre médico endocrino, científico, historiador, escritor y pensador, de corte humanista y liberal: «Amar y sufrir es, a la larga, la única forma de vivir con plenitud y dignidad».

Castellana arriba, pasadas la plaza de San Juan de la Cruz y el Corte Inglés, en el número 124, encontramos una placa que recuerda al político Joaquín Satrústegui: «En esta casa vivió de 1958 a 1992 el político monárquico liberal Joaquín Satrústegui, consagrado a la reconciliación de los españoles». Uno de los epitafios más bellos que cabe atribuir a un político con una agitada trayectoria, desde su participación en la Guerra Civil hasta la UCD, pasando por el Contubernio de Múnich.

En una bocacalle cercana, Santiago Bernabéu, 5, aparece una placa dedicada a otro conspicuo que conciliaba saberes científicos y humanísticos: «En esta casa vivió sus últimos años Juan Antonio Vallejo-Nájera, psiquiatra y escritor, hasta su fallecimiento en 1990». Fue ganador del premio Planeta en 1985 con Yo, el rey. También dedicó una obra a los Locos egregios.

Calle Santiago Bernabéu, 5

Calle de Santiago Bernabéu, 5

También en la Castellana, por la zona de Cuzco, vivió el jocundo y jocoso Jaime Campmany, columnista de ABC y fustigador de los «rojelios» de la izquierda. Fundó la revista Época en 1985 y tuvo las agallas de abordar un Romancero de la Historia de España. La inoportuna muerte, que todo lo bazuca, le impidió llegar hasta el final, si bien dejó escrito su Romance del siglo XX, recogido en el libro El Rey en bolas y otros romances. Con motivo de su 80º cumpleaños, su diario le entrevistó. Celebró sus ocho décadas con una cena en el restaurante José Luis de la calle de Rafael Salgado. Apenas un mes después, «escribió su última columna y murió», como expresó su hijo Emilio, hoy periodista en Libertad Digital.

Avenida de Alberto Alcocer, 23

Avenida de Alberto Alcocer, 23

De Cuzco parte la avenida de Alberto Alcocer, exalcalde de Madrid y abuelo de un miembro del tándem de «los albertos» (cuyas exmujeres, por cierto, Alicia y Esther Koplowitz, eran vecinas del Paseo de la Habana). Alberto Alcocer, 23, es nuestra próxima parada: «Aquí estuvo la casa donde vivió el poeta y filólogo madrileño Dámaso Alonso, y en ella falleció el 25 de enero de 1990». El autor de Hijos de la ira estudió en el colegio de jesuitas de Chamartín, distante sólo unas pocas paradas en la línea del autobús 14. «¡Oh terso claroscuro del durmiente!/ Derribadas las lindes, fluyó el sueño./ Sólo el espacio» (de Sueño de las dos ciervas).

El curso sinuoso del Paseo de la Habana desemboca en la Plaza del Duque de Pastrana. Simplemente «la plaza» para todos los alumnos del colegio Nuestra Señora del Recuerdo. Los Duques de Pastrana-Infantado fueron otrora los grandes propietarios del pueblo madrileño que se conocía como Chamartín de la Rosa. En 1880 estos duques donaron La Quinta del Recuerdo a la Compañía de Jesús, y la orden ignaciana fundó en estos amplios terrenos su mayor colegio de Madrid. En esta Quinta se alojó el mismísimo invasor Napoleón Bonaparte en diciembre de 1808, como reza la placa enclavada en los tutelares muros del actual colegio. «Aquí estuvo el Recuerdo, Quinta de los Duques de Pastrana donde Napoleón se alojó en diciembre de 1808».

Y lo mejor para el final. En la calle del Doctor Fleming, en la que también vivió Los placeres y los días el periodista literario y escritor periodístico Francisco Umbral, antes de mudarse a La Dacha, su casa de Boadilla del Monte. En doctor Fleming, 45, donde ahora flamea la bandera de la República Democrática del Congo, vivió una gran figura del periodismo español. «En esta casa vivió el periodista Antonio Herrero Lima, defensor de la libertad en la radio (1955-1998)». Hijo y nieto de periodistas, su infancia («cuando no chupaba micrófono, sino balón») discurre en este barrio, conocido entonces como «costa Fleming», según nos cuenta su hermano espiritual Luis en En vida de Antonio Herrero. Luis Herrero cree que lo de costa Fleming era «en honor de las putas de lujo» que se instalaban por allí.

Un recorrido por las placas de Chamartín. Gráfico: U. Mezcua

Un recorrido por las placas de Chamartín. Gráfico: U. Mezcua

Editado por J. López García

Tags: , , , , , , , ,

Texto por: Francisco Delgado-Iribarren Cruz

Ver los artículos de Francisco Delgado-Iribarren Cruz
Liberal-conservador, monárquico y católico. Interesado por la política y el pensamiento como formas de mejorar la sociedad, me gusta conocer y debatir ideas desde el respeto.

Sin comentarios.

Deja un comentario

Platos gourmet a partir de una lata de conservas

Frinsa, una de las marcas de referencia del sector, apuesta por elevar el prestigio de los productos del mar enlatados

El negocio de los vecinos del Metropolitano: aparcar en la calle por 15 euros

Varios residentes del distrito alquilan de forma ilegítima plazas de estacionamiento en la calle aprovechando el colapso que se genera en el estadio rojiblanco los días de partido

Un asentamiento de mendigos, calvario de los vecinos del Puente de Ventas

Un grupo compuesto por unos 30 gitanos de origen rumano y presuntamente víctimas de una red de trata lleva años siendo foco de problemas en la zona

Sexo descontrolado entre desconocidos en el Cerro de los Ángeles

La suciedad y la inseguridad causadas por ciertas prácticas sexuales se han convertido en un problema para el municipio de Getafe

Porteros: un oficio en peligro de extinción

El clásico oficio de portero que custodia y habita en la comunidad de vecinos parece dejar paso a las empresas de conserjería con trabajadores multidisciplinar

«¡A todo el mundo le ha dado por el punto y el ganchillo!»

Cada martes por la tarde un grupo de mujeres se reúne en un restaurante de Collado Villalba para tejer con fines solidarios