Alberto Artero, el empresario de la información


El Confidencial.com o la obligación de sorprender diariamente a los lectores
Alberto Artero

Alberto Artero desveló los secretos de El Confidencial. Foto: Cristina Sánchez

Alberto Artero, director general del diario digital El Confidencial, ha sido el responsable de la mesa inaugural del XIV Congreso de Periodismo Digital de Huesca. En clave empresarial, este joven periodista licenciado en económicas, ha presentado la revolución digital hecha periódico y ha demostrado que un proyecto que comenzó su andadura en un garaje de Arturo Soria, puede llegar a ser el quinto medio de comunicación más demandado entre los lectores españoles. Solo era necesario una buena idea.

Se sintió sorprendido al ser el periodista invitado a la ponencia. Aunque su proyecto no ha hecho más que crecer, prefiere que una túnica de cautela rodee su optimismo «pues este mundo es cambiante», dice, a pesar de que El Confidencial sean leído por más de seis millones y medio de usuarios.

Esta cabeza emprendedora ve el actual congreso como una oportunidad. «Va a ser un foco importante de representantes influyentes del sector» dice, considerando la ocasión como un puente para aunar posturas.

En referencia a la revolución digital, Artero tiene claro que la vida del papel es eterna y considera que todo gira en torno a la evolución del concepto de negocio. Tiene claro que el papel va a sufrir una transformación en su consumo, pero que siempre habrá clientes dispuestos a comprarlo, aunque no de la misma forma.

 «El Confidencial es una idea de grupo, es un proyecto con alma. Una empresa con conciencia» comienza diciendo Artero. El periodista explica que el objetivo del proyecto es devolver al periodismo la razón que le vio nacer: su misión social. En palabras del director general de El Confidencial, el valor y piedra angular de este medio es su independencia. «La gente se informa en medios generalistas, para buscar información acude a nuestro medio» afirma Artero, haciendo girar su discurso hacia la información libre.

Los redactores de El Confidencial tienen una obligación diaria: sorprender a los lectores. Por ello están en constante búsqueda de nichos de mercado, para aportar a los “jefes” (sus lectores) un valor añadido en la información que haga que las cosas cambien. Por algo su subtítulo es el siguiente: el diario de los lectores influyentes.

Alberto Artero y su equipo han sabido sortear la crisis subiéndose a la cresta de la ola. Convencidos de su rentabilidad, apuestan por la publicidad como única forma de financiación, despidiéndose de su intervención con un lema que sobrevuela la redacción del medio: boom or blust.

Tags: , ,

Texto por: Laura Casado Domech

Ver los artículos de Laura Casado Domech

Sin comentarios.

Deja un comentario

San Cemento: el mayor macrobotellón universitario de Madrid

Miles de jóvenes y toneladas de residuos han vuelto a ser los protagonistas de la ya tradicional fiesta celebrada en Ciudad Universitaria

Cómo ser vegano fuera de Madrid y no llevar «una dieta de mierda»

Los restaurantes y bares que ofrecen este tipo de platos han crecido al igual que los potenciales consumidores. En la capital han pasado de ser 10 a 40 en tres años

Sandra Ibarra: «Hay vida durante el cáncer»

Ha superado esta enfermedad en dos ocasiones. Ahora, ha puesto en marcha la primera unidad para supervivientes en colaboración con el Hospital Universitario de Fuenlabrada

Las Carrozas de Azuqueca empiezan a fabricarse

El desfile que realizan las peñas públicas el tercer domingo del mes de septiembre ha sido declarado de interés turístico regional

Los asesores de Carmena y sus salarios al máximo: 81 eventuales y 4,71 millones en retribuciones anuales brutas

Desde 2015, el gasto total anual en este tipo de personal ha aumentado un 35%, habiendo meses con el mismo número de eventuales pero con incrementos salariales bimensuales y trimestrales

Miguel ya no dibuja papel moneda

Si quieres hablar con él, búscale en la biblioteca Miguel Hernández de Collado Villalba. Ahora solo lee allí, pero antes pintaba minuciosamente a mano y «boli» billetes de todo país y época