Periodismo de datos en su salsa


Giannina Segnini recurre a la metáfora culinaria para hacer más digestivo el periodismo de precisión
La periodista Giannina Segnini en un momento de su intervención. Foto: F. D-I.

La periodista Giannina Segnini en un momento de su intervención. Foto: F. D-I.

Giannina Segnini aplica el método culinario para explicar el periodismo de datos. Por eso su ponencia se titula Cocinando con bases de datos. Esta especialidad del oficio no suele resultar de fácil digestión, y por eso la periodista costarricense utiliza esta receta pedagógica que lo sirve todo más o menos masticadito.

Segnini arranca su intervención con un largo viaje en el tiempo. Hace 404 años, en el 1609, el mismo año de los Sonetos de Shakespeare, nació el primer periódico. Johann Carolus fue su padre y Estrasburgo su ciudad natal. La colección de todas las noticias distinguidas y conmemorables, que así se llamó la criatura, recogía resúmenes de los acontecimientos locales selectos.

Cuatro siglos más tarde, aún no hay consenso para definir lo que es el periodismo de datos. Segnini nos presenta el ciclo completo de esta rama del oficio: «Obtención, limpieza, análisis, verificación y visualización». Porque, como los demás congéneres periodistas, los especialistas en datos «son traductores de una realidad a las audiencias».

En la cocina de este periodismo los ingredientes son los datos. Pero su tratamiento, su elaboración y el talento del chef son también productos indispensables para que el producto merezca la pena. El análisis es la parte central del proceso, que comprende «comparar, correlacionar y cruzar» datos para averiguar «patrones, tendencias, comportamientos atípicos, etcétera». Segnini advierte que, como en el resto de la profesión, los titulares y los sumarios no son el menú completo que nos demanda el cliente.

Los periodistas de datos, expresa quien lleva 20 años dedicándose a esto en el diario La Nación, «somos mineros, que encontramos una piedra negra y la pulimos y le añadimos diamante». Lo más importante no es la tecnología ni el diseño. Ambas herramientas completan y potencian lo verdaderamente importante: las ideas del periodismo.

La creatividad también es un don recomendable para los cocineros de datos. Sólo así se puede, a partir de una investigación, concluir que ninguno de los miembros de un departamento de Hacienda pagaba sus impuestos, como descubrió el equipo de Segnini. La investigadora adereza todas sus explicaciones con ejemplos, muchos extraídos de la experiencia, y con fotografías y gráficos que ilustran la utilidad de esta rama periodística.

Y la última lección: no hay desperdicios de datos. El último proyecto de su equipo, en el que trabajaron durante tres años, consistió en «conectar todas las bases de datos disponibles y releerlas». La relación de bases de datos es uno de los campos más interesantes de actuación para el futuro. En el periodismo de datos siempre hay nuevas cosas por probar.

 

Tags: , , ,

Texto por: Francisco Delgado-Iribarren Cruz

Ver los artículos de Francisco Delgado-Iribarren Cruz
Liberal-conservador, monárquico y católico. Interesado por la política y el pensamiento como formas de mejorar la sociedad, me gusta conocer y debatir ideas desde el respeto.

Sin comentarios.

Deja un comentario

Ruta literaria por el corazón de Madrid

Reuniones de escritores, librerías de mujeres o periódicos desaparecidos convierten a la capital en un centro cultural

Librería Mujeres, el eterno bastión del feminismo

El establecimiento acoge todas las voces del feminismo y sigue siendo un escenario para el debate, la lucha y la reivindicación

Las librerías que recogen los libros que tú ya no quieres

En la capital cada vez existen más librerías que buscan rescatar aquellos libros que llevan años sin ser leídos. Las donaciones de bibliotecas y particulares les permiten «revenderlos» a precios asequibles

BookCrossing: los libros sin techo

Abandonar ejemplares en lugares públicos para que los recojan personas desconocidas y regresarlos a otro sitio agotada la lectura es la esencia de esta práctica

«Eso de la nueva poesía es una estupidez»

El poeta y agitador cultural argentino Carlos Salem lleva doce años animando semanalmente recitales nocturnos en bares de la capital. El novedoso formato poético que introdujo en nuestro país lleva varios años de crecimiento imparable

El patio Aleatorio de los poetas

Todos los miércoles, en el bar situado en el número 7 de la calle Ruiz, el escritor Carlos Salem coordina una jam de poesía en la que voces jóvenes y adultas se unen a través del verso