Mikel Ayestaran: «Para contar la guerra hay que estar allí»


El periodista vasco contó sus vivencias en los conflictos de Oriente Medio y el norte de África, donde lleva ocho años ejerciendo como freelance

Mikel Ayestaran (Beasain, 1975) ama su profesión. Vive con pasión el oficio de periodista y está seguro de que lo suyo es cubrir conflictos bélicos. Aunque podría dedicarse a otras actividades que le proporcionaran mayores ingresos, está convencido de su vocación de informar.

Licenciado en Periodismo en 1997, trabajó para El Diario Vasco hasta 2005, cuando decide hacerse freelance y desarrollar su trabajo en radio, televisión e Internet. Los últimos siete años de su vida los ha dedicado a cubrir conflictos en Oriente Medio y el Magreb.

Durante la charla a los alumnos del Máster de periodismo de ABC, aseguró que ser freelance «no es sencillo» y que es un periodismo «surfero» que exige «ver dónde está la ola y hasta cuándo aguantas». De esta manera, Ayestaran explicó que se necesita conseguir resultados, aunque se puede estar un mes esperando un acontecimiento en un sitio y que al final no ocurra. No es el caso de países como Irán o Afganistán, que «nunca defraudan».

Mikel Ayestaran, en el aula del Máster. Foto: R. R. W.

Mikel Ayestaran, en el aula del Máster. Foto: R. R. W.

Resaltó la necesidad de ir bien equipado, de contar con las herramientas de trabajo adecuadas: cámaras, ordenadores, grabadoras, memorias, móviles, teléfonos vía satélite… Todo por partida doble, ya que en un país en guerra «es difícil conseguir que reparen un equipo o comprar uno nuevo».

Desde siempre su pasión fue viajar y no es casualidad que desempeñe su trabajo en los países en los que lo hace, ya que visitó algunos cuando era joven y le dejaron huella. Ha sido en estas tierras, lejanas a su Beasain natal, donde ha vivido momentos que no podrá borrar de su memoria.

Al principio no era fácil vender sus historias. Tenía que hacer propuestas y esperar el visto bueno de algún medio al que le interesara comprarlas, pero su atrevimiento acabó convenciendo a Vocento y ETB.

Expandiendo fronteras

Una vez expuso su metodología de trabajo, contó los motivos que le han llevado a trabajar en nuevos territorios. Después de pasar por Afganistán, Pakistán, Líbano e Irán –su gran pasión-, sus fronteras de trabajo se ampliaron hacia África a causa de la Primavera Árabe. De los países del Magreb, destacó las coberturas «idílicas» que la ausencia de prensa libre permitía hacer en unos terrenos «vírgenes», donde mucha gente quería hablar y contar sus historias.

De estas «revoluciones árabes» destacó que han beneficiado al periodismo español, ya que muchos profesionales del medio se han dado a conocer cubriendo estos hechos. Sin embargo, reconoció que «la ola ha bajado» desde 2011 y que solo Siria sigue generando información de manera constante. Como si fuera una sorpresa que le tenía guardada el destino, el bombardeo de las fuerzas israelíes sobre Líbano en 2006 le pilló en Beirut. Recordó entusiasmado que le quisieron evacuar, pero se negó para poder contar lo que estaba viviendo. Permaneció más de un mes en el lugar de los acontecimientos.

Mikel Ayestaran encarna la pasión de vivir la profesión, aunque a veces le entre un poco de temor ante condiciones de peligro y admita que le cuesta «no controlar la situación». Parece estar vacunado contra el miedo, hasta el punto de afirmar que teme más por su vida cuando conduce por la A-8 en el País Vasco que cuando está en un país en guerra. Un atentado al convoy de la ONU junto al que viajaba en Siria es otro ejemplo de su valentía y ganas de querer llegar al centro de la noticia.

Contó emocionado que era el único periodista en una caravana de vehículos de Naciones Unidas que circulaba por una zona controlada por el régimen de Bashar al Assad con la custodia del ejército sirio. Para su sorpresa y la de los emisarios de la ONU, las personas que supuestamente velaban por su seguridad fueron los que iniciaron el tiroteo. Pese a haber pasado miedo, no se arrepiente y lo tiene claro: «Hay que estar en el sitio, hay que ir al lugar de los hechos».

UN LIBRO «El camino más corto» Leguineche
UNA PELÍCULA «Blue Velvet»
UN ESCRITOR Bernardo Atxaga
UN ACTOR/ACTRIZ Barack Obama
UN PAÍS Irán
UNA CIUDAD Teherán
UN LUGAR DE VACACIONES Estambul
UN PERSONAJE Osama Bin Laden
UN EVENTO Paz en Israel y Palestina
UNA VIRTUD NECESARIA Paciencia

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Texto por: Germán Pacheco Valeri

Ver los artículos de Germán Pacheco Valeri

Sin comentarios.

Deja un comentario

San Cemento: el mayor macrobotellón universitario de Madrid

Miles de jóvenes y toneladas de residuos han vuelto a ser los protagonistas de la ya tradicional fiesta celebrada en Ciudad Universitaria

Cómo ser vegano fuera de Madrid y no llevar «una dieta de mierda»

Los restaurantes y bares que ofrecen este tipo de platos han crecido al igual que los potenciales consumidores. En la capital han pasado de ser 10 a 40 en tres años

Sandra Ibarra: «Hay vida durante el cáncer»

Ha superado esta enfermedad en dos ocasiones. Ahora, ha puesto en marcha la primera unidad para supervivientes en colaboración con el Hospital Universitario de Fuenlabrada

Las Carrozas de Azuqueca empiezan a fabricarse

El desfile que realizan las peñas públicas el tercer domingo del mes de septiembre ha sido declarado de interés turístico regional

Los asesores de Carmena y sus salarios al máximo: 81 eventuales y 4,71 millones en retribuciones anuales brutas

Desde 2015, el gasto total anual en este tipo de personal ha aumentado un 35%, habiendo meses con el mismo número de eventuales pero con incrementos salariales bimensuales y trimestrales

Miguel ya no dibuja papel moneda

Si quieres hablar con él, búscale en la biblioteca Miguel Hernández de Collado Villalba. Ahora solo lee allí, pero antes pintaba minuciosamente a mano y «boli» billetes de todo país y época