Roberto Herrscher: «Me hice periodista por la Guerra de Malvinas»


Antes de ser periodista, escritor y profesor universitario, Roberto Herrscher fue soldado. Con 20 años participó en la Guerra de Malvinas, que enfrentó a Argentina con Reino Unido y entonces decidió hacerse periodista
Roberto Herrscher, en un momento de la charla

Roberto Herrscher, en un momento de la charla. Foto: R. R. W.

Antes de ser periodista, escritor y profesor universitario, Roberto Herrscher fue soldado. Con 19 años participó en la Guerra de Malvinas, que enfrentó a su país, Argentina, con Reino Unido. Fruto del conflicto decidió hacerse periodista. «Al volver, fundé con otros excombatientes un grupo contrario a la guerra. A partir de ese momento, empezaron a entrevistarme. Vino la televisión australiana, el New York Times e incluso el inglés The Sun. Hablé de los maltratos y el racismo del que fui testigo cuando estuve prisionero, pero eso al Sun no le interesó. Sin embargo, cuando conté que los argentinos no nos daban de comer sí quisieron escuchar. La historia ya la tenían escrita, la moraleja de la fábula también, solo necesitaban declaraciones», narra Herrscher.

Fue en ese momento cuando se dio cuenta de que él quería contar su historia de la guerra sin la contaminación y los intereses que mueven a los medios. «Publiqué mi historia en el suplemento juvenil de Clarín, Sí! y desde entonces, hace ya 28 años, soy periodista». La moraleja, y el camino que sigue desde entonces, es el de no olvidar «cómo se sentían del otro lado, para no hacer lo que hicieron conmigo», concluye.

Herrscher asegura que la guerra lo hizo crecer de golpe. «Cuando volví y me visitaron mis amigos del colegio sentían que venía de otro planeta, había madurado diez o veinte años», recuerda. Sus vivencias en la guerra le hicieron regresar con sentimientos que «tardaron mucho tiempo en irse: la rabia, la furia por mis muertos, chicos de 18 o 19 años», lamenta. Entre esos jóvenes estaba Juan Ramón Turano, un salteño (de la provincia argentina de Salta) que falleció durante uno de los peores bombardeos. Roberto recuerda el llanto de su madre, cuando una vez acabado el conflicto recibió una carta en la que llamaban a su hijo a continuar el servicio militar. «Mi hijo está muerto», explicó entre sollozos la señora. Turano se convirtió entonces en el personaje sobre el que Herrscher empezó a investigar.

Su historia de la guerra vio la luz en  otras publicaciones, como Los viajes del Penélope. El Penélope era el nombre del «barquito» de 16 metros de eslora a bordo del que lucharon los niños soldados. «Éramos siete personas en el barco menos aguerrido y militar», recuerda.

Herrscher volvió a Malvinas para contar su historia durante la guerra, la que él vivió y sobre la que nunca le preguntaron. Sus trabajos e investigaciones se enmarcan dentro del periodismo narrativo, esa rama de la profesión que permite contar historias reales usando herramientas literarias. «Se suele pensar erróneamente que las preguntas claves del periodismo (qué; quién; cuándo; dónde y por qué) son abolidas en el periodismo narrativo. Simplemente se trata de otra forma de contestarlas», asegura.

Teoría de los cuatro evangelistas

Herrscher ha elaborado una teoría que explica el particular modo que tenemos de ver y afrontar la realidad partiendo de los cuatro Evengelios escritos por San Mateo, San Marcos, San Lucas y San Juan. En el Nuevo Testamento se cuenta la misma historia cuatro veces. Las diferencias en el relato, según quién lo escribe y cómo lo hace, le han servido a Herrscher para identificar a cada evangelista con una profesión, aunque en el fondo siempre hay un periodista detrás de todos ellos.

Así, para él, «San Mateo es abogado». «Empieza enumerando, da nombres y recurre al verbo “engendró” para demostrarle a su público, los judíos en este caso, quién es el Mesías», señala. «Por eso, escribe como abogado, ya que construye un argumento e intenta convencer».

Genealogía de Jesucristo (Lc. 3. 23-38)
1:1 Libro de la genealogía de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abraham.
1:2 Abraham engendró a Isaac, Isaac a Jacob, y Jacob a Judá y a sus hermanos

San Lucas es el «historiador». «Cuenta la historia del ángel que le dice a Zacarías que tendrá un hijo: Juan. Está interesado en los antecedentes, en la historia, es el que da más detalles», asegura Herrscher.  «Se aprecia la  estructura de una tesis doctoral. Primero, incluye los antecedentes bibliográficos; luego dice lo que siempre hay que decir: “Otros lo contaron, pero yo lo contaré mejor”», explica. «Y además, demuestra el método: decide contar la historia de forma completa, de principio a fin. No nos convence de su argumento sino que pone su propias credenciales, como buen historiador, sobre la mesa».

1 Puesto que muchos han intentado narrar ordenadamente las cosas que se han verificado entre nosotros,
2 tal como nos las han transmitido los que desde el principio fueron testigos oculares y servidores de la Palabra…

San Juan es «poeta y filósofo».  «No empieza con la promesa de convencernos, tampoco nos cuenta la historia desde el principio; Jesús para él no es un hombre o un Dios, es una voz». En el caso de San Juan, «se trata de una religión de retórica, no de hechos, donde la palabra es la protagonista».

1:1 En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios.
1:2 Este era en el principio con Dios.

Por último, San Marcos es «periodista». Pero periodista narrativo. «Empieza con una escena, se abre el telón y el público, más que respuestas, tiene preguntas. Al presenciar y escuchar la escena el lector cuestiona: ¿Qué pasa aquí?. Y es ese el anhelo del periodista, que el lector te coja de las solapas y te pregunte qué pasa», asegura Herrscher. «Es el comienzo in media res.  Mientras los otros evangelistas se pelean para saber cuándo empieza, San Marcos no piensa en el primer momento, sino en el momento clave».

1 1 Comienzo de la Buena Noticia de Jesús, Mesías, Hijo de Dios.
2 Como está escrito en el libro del profeta Isaías: Mira, yo envío a mi mensajero delante de ti para prepararte el camino.
3 Una voz grita en el desierto: Preparen el camino del Señor, allanen sus senderos,
4 así se presentó Juan el Bautista en el desierto, proclamando un bautismo de conversión para el perdón de los pecados.

Herrscher compara esta forma de escribir con el Nuevo Periodismo, tal como lo definió Tom Wolfe: «Hay que hacer descripciones minuciosas, que uno sienta que por nuestra voz los personajes se corporizan», explica Herrscher recordando a Wolfe. «Se trata de historias que avanzan pero sin contarlo todo, y en la que se busca la comprensión más que la persuasión».

Son a juicio de este periodista, los grandes textos del periodismo narrativo, que recurren a metáforas «terrestres» y nos hacen pensar en escenas,  los que no se olvidan, aunque pasen años. Y para él, ese periodismo no es una excepción de los medios que tienen tiempo y espacio, sino que es aquél que podemos encontrarnos todos los días, en unas pocas líneas y sin necesidad de recurrir a grandes historias.

UN LIBRO «Hiroshima», de John Hersey
UNA PELÍCULA «Brokeback mountain», de Ang Lee
UN ESCRITOR Elena Poniatowska
UN ACTOR/ACTRIZ Carlos Hipólito
UN PAÍS Guatemala
UNA CIUDAD Barcelona
UN LUGAR VACACIONES Estambul
UN PERSONAJE Desdémona
UNA NOTICIA La muerte de Pete Seeger
UNA VIRTUD NECESARIA Paciencia

 

Tags: , , , , ,

Texto por: Josefina G. Stegmann

Ver los artículos de Josefina G. Stegmann

Una respuesta to “Roberto Herrscher: «Me hice periodista por la Guerra de Malvinas»” Subscribe

  1. Nora Larrandart de Nigro 17 febrero, 2018 en 4:01 #

    Me emociona ver en el rostro actual de Roberto Herrscher los rasgos del adolescente que fue mi alumno de castellano y literatura en la Escuela San Juan de Martínez. Serio, concentrado, reflexivo, estudioso, buen lector eran cualidades poco frecuentes en el grupo turbulento de jóvenes que poblaban las aulas. Recuerdo que al preguntar en un momento a algunos qué carrera iban a elegir al terminar la escuela secundaria, él no dijo nada entre tantos que apuntaban a ingeniería, economía, derecho. Y cuando el grupo se estaba disolviendo le dije: “Te imagino estudiando humanidades”, y él sonrió. Ahora me regocija leer sus artículos en la revista “Ñ” y saber que
    su estilo claro, emocional y a la vez contenido se corresponde con aquel chico ejemplar que no he olvidado.

Deja un comentario

San Cemento: el mayor macrobotellón universitario de Madrid

Miles de jóvenes y toneladas de residuos han vuelto a ser los protagonistas de la ya tradicional fiesta celebrada en Ciudad Universitaria

Cómo ser vegano fuera de Madrid y no llevar «una dieta de mierda»

Los restaurantes y bares que ofrecen este tipo de platos han crecido al igual que los potenciales consumidores. En la capital han pasado de ser 10 a 40 en tres años

Sandra Ibarra: «Hay vida durante el cáncer»

Ha superado esta enfermedad en dos ocasiones. Ahora, ha puesto en marcha la primera unidad para supervivientes en colaboración con el Hospital Universitario de Fuenlabrada

Las Carrozas de Azuqueca empiezan a fabricarse

El desfile que realizan las peñas públicas el tercer domingo del mes de septiembre ha sido declarado de interés turístico regional

Los asesores de Carmena y sus salarios al máximo: 81 eventuales y 4,71 millones en retribuciones anuales brutas

Desde 2015, el gasto total anual en este tipo de personal ha aumentado un 35%, habiendo meses con el mismo número de eventuales pero con incrementos salariales bimensuales y trimestrales

Miguel ya no dibuja papel moneda

Si quieres hablar con él, búscale en la biblioteca Miguel Hernández de Collado Villalba. Ahora solo lee allí, pero antes pintaba minuciosamente a mano y «boli» billetes de todo país y época