«Hay que convencer al lector de que pague por informarse en internet»


En la mesa redonda «Cobrar por la información: el muro de pago y sus alternativas», los ponentes han traído al Congreso de Huesca las ventajas y los problemas del «paywall» en los medios digitales
Los ponentes en un momento del debate. Foto: G. López

Los ponentes en un momento del debate. Foto: G. López

«Cobrar por la información: el muro de pago y sus alternativas» ha sido la primera mesa redonda del XV Congreso de Periodismo Digital de Huesca. Los ponentes han tratado de explicar las distintas estrategias que siguen para «convencer a los lectores de que paguen por consumir información en internet», uno de los mayores retos de la prensa digital.

El periodismo digital está en busca de un modelo de negocio que le permita sobrevivir. Hace 16 meses nació Eldiario.es bajo la dirección de Ignacio Escolar. Con año y medio de vida, este medio ha duplicado el tamaño de su redacción hasta los 25 periodistas y ha conseguido cerrar el ejercicio con beneficios, «todo un milagro en los tiempos que corren». Como ha explicado su director, esto ha sido posible gracias al pago de los socios. «Teníamos la certeza que sin la ayuda de los lectores sería imposible mantener un medio de comunicación, ya que no queríamos depender de terceros para ser viables».

Eldiario.es se financia en un 30 por ciento gracias a sus socios. Estos no pagan por leer las noticias –son abiertas para todos los lectores–, sino que pagan para que puedan «seguir siendo independientes». Los socios de este medio digital tienen el derecho a leer ciertas noticias antes que el resto. Asimismo, ellos también reciben los monográficos que publica este medio en papel y películas documentales que realizan esporádicamente. «Si cierras del todo, generas una comunidad de lectores muy pequeña. De esta manera, tenemos más de un millón y medio de usuarios únicos diarios», ha sentenciado Escolar.

En una línea similar se presenta InfoLibre, nacido hace un año y dirigido por Jesús Maraña. El modelo que siguieron para su arranque fue el del diario francés Mediapart, medio cerrado que a los tres años de nacer consiguió tener ganancias a través de sus suscriptores. «Nuestra diferencia es que tenemos que conseguir un pacto entre lectores y periodistas», ha explicado su director. «Nuestro medio, al igual que el diario francés, abrió la «Sociedad de Amigos de InfoLibre» para que los socios sean parte del accionariado del medio». InfoLibre nació a la par que el mensual en papel TintaLibre, que reivindica «una lectura reposada» y que cuenta con «las mejores firmas» como Juan Villoro y Jon Lee Anderson. Después de haber cumplido un año hace una semana, Maraña ha asegurado que «no hay una receta mágica», pero que los datos indican que una redacción no es «fácilmente sostenible con las tarifas de publicidad, sino que hacen falta otros ingresos como los que se obtienen con pactos con grandes empresas, cosa a la que hemos renunciado». Jesus Maraña ha hecho un balance positivo tras 12 meses de andadura por el aumento de sus socios a raíz de «contar historias», que debe de ser la especialización de los periodistas que trabajan en internet.

La referencia de The New York Times

Sergio Rodríguez, jefe de producto de Elmundo.es, destacó que su caso es muy distinto al de otros medios digitales. En noviembre lanzó un sistema de muro de pago. El cambio sustancial fue el sistema de paywall, una estrategia muy similar al The New York Times. «Se decidió este modelo por el descenso de los ingresos publicitarios», ha explicado Rodríguez. El objetivo era lograr que un tres por ciento pagase por consumir información en internet, pero sin caer en el número de usuarios únicos. «El paywall blando no dificulta la navegación de los usuarios por la web». El usuario puede leer hasta 25 noticias de media al mes. «La parte más difícil es convencer a un lector a pagar». Han creado un sistema de edición simultánea para papel y web, por lo que ahora podemos encontrar «productos que sólo se podían encontrar en papel».

En último lugar, Silvia Barroso, responsable digital de Ara.cat, ha explicado el recorrido web de este medio multiplataforma. «Desde el principio teníamos que buscar la complicidad de los lectores para seguir adelante, porque sólo con la publicidad no nos podíamos mantener». Según la OJD, este medio catalán se ha situado en 1.900.000 usuarios únicos y 27.000 suscriptores en el medio digital. «El término paywall es horrible», ha señalado Barroso. «Tenemos que tener un pacto con lector, si ellos nos ayudan, nosotros nos comprometemos a ser mejores».

Como ha afirmado Silvia Barroso, se está iniciando un cambio cultural en el que la gente está empezando a mentalizarse de que hay que pagar por informarse en internet. «Esto lo hemos visto en el aumento del número de usuarios registrado y de suscriptores». El objetivo es ofrecer «información útil como noticias propias, dossieres y entrevistas» para continuar avanzando en el camino del pago en internet.

«No existen recetas únicas, por lo que hay que buscar en cada público unos pactos distintos con sus lectores», ha añadido Silvia Barroso. Su modelo de «tres patas» como las suscriptores, usuarios registrados y usuarios libres les está permitiendo seguir creciendo en internet.

Tags: , , , , , , , , , , , , , ,

Texto por: Daniel Nebreda

Ver los artículos de Daniel Nebreda

Trackbacks/Pingbacks

  1. Page One: Hasta el más grande puede llegar a caer | Común (e persoal) - 7 mayo, 2015

    […] a esa tecnología. La situación económica de los periódicos los empuja a la conclusión de que no pueden seguir ofreciendo la información  de manera gratuita en línea y muchos de ellos optan por privatizar algunos de los contenidos de su web o incluso el […]

Deja un comentario

Ruta literaria por el corazón de Madrid

Reuniones de escritores, librerías de mujeres o periódicos desaparecidos convierten a la capital en un centro cultural

Librería Mujeres, el eterno bastión del feminismo

El establecimiento acoge todas las voces del feminismo y sigue siendo un escenario para el debate, la lucha y la reivindicación

Las librerías que recogen los libros que tú ya no quieres

En la capital cada vez existen más librerías que buscan rescatar aquellos libros que llevan años sin ser leídos. Las donaciones de bibliotecas y particulares les permiten «revenderlos» a precios asequibles

BookCrossing: los libros sin techo

Abandonar ejemplares en lugares públicos para que los recojan personas desconocidas y regresarlos a otro sitio agotada la lectura es la esencia de esta práctica

«Eso de la nueva poesía es una estupidez»

El poeta y agitador cultural argentino Carlos Salem lleva doce años animando semanalmente recitales nocturnos en bares de la capital. El novedoso formato poético que introdujo en nuestro país lleva varios años de crecimiento imparable

El patio Aleatorio de los poetas

Todos los miércoles, en el bar situado en el número 7 de la calle Ruiz, el escritor Carlos Salem coordina una jam de poesía en la que voces jóvenes y adultas se unen a través del verso