«Compartir un sonido en la radio es como lanzar una bomba»


Luchar contra la brecha digital y la incapacidad de poder contar con la imagen son los dos retos del periodismo radiofónico online
Olga Ruiz, de Elextrarradio.com; Jon Laiseka, de la Ser y Ramón Vicente, de Aragón Radio2, durante la ponencia "Radio digital" en el Congreso de Periodismo Digital de Huesca

Olga Ruiz, de Elextrarradio.com; Jon Laiseka, de la Ser y Ramón Vicente, de Aragón Radio2, durante la ponencia “Radio digital” en el Congreso de Periodismo Digital de Huesca. Foto: Fernando Muñoz

La radio, muchas veces el hermano pequeño del mundo digital, ha sido el tema central de la segunda ponencia del XV Congreso de Periodismo Digital. «No se habla de la radio en la era digital, pese a la constante transformación por la que está atravesando», expone Ignacio Gallego, profesor de la Universidad Carlos III de Madrid y moderador de la ponencia.

No es secreta la tendencia a la baja que está viviendo el periodismo radiofónico en estos últimos años. Un fenómeno preocupante que se extiende tanto a nivel nacional como internacional. Y es que las cifras no dibujan un horizonte positivo para las ondas tradicionales: en Suecia se ha perdido ya el 27 por ciento de la audiencia juvenil mientras que la BBC reconocía que el consumo semanal de sus oyentes había bajado de las 10 hasta las 18 horas de media. Cada vez se escucha menos la radio pero esa misma cadena británica, decidió la semana pasada comenzar a emitir vídeos sobre sus piezas radiofónicas.

Se ve que rendirse no está entre las posibilidades que contemplan los profesionales de la radio. «¿Qué haces con tu vocación cuando un día para otro te despiden?» se plantea Olga Ruiz, directora de elextrarradio.com. «Cuando te despiden no acaba tu vocación, no te la metes en el bolsillo y te vas», sentencia. La periodista lanza un mensaje de esperanza a los profesional que se encuentran en la misma situación que vivieron ella y muchos de sus compañeros de la radio cien por cien online: «Gracias a internet, nosotros hemos podido seguir haciendo periodismo».

Pero no basta con la vocación para tener éxito como medio. «¿Por qué el audio no es viral?» es la pregunta que se plantea Jon Laiseca, jefe de productos de la Cadena SER. La cadena radiofónica líder de España también es consciente del reto que supone la transición de un estilo de periodismo que siempre había vivido cómodamente con un público fiel a una plataforma donde «por mucho que tengas la mejor historia, te va a ganar en visitas un vídeo de gatitos». La inhabilidad de apoyarse en la imagen obliga a los periodistas a asumir el importante reto de trasladar sus mejores historias a la red. «Porque no hay un Google de audio o un Harlem Shake con solo sonido».

Posiblemente su mejor baza la encuentren en los pequeños detalles. «En antena no hay mucho tiempo para entrar en detalles, algo que si se puede hacer en la red», explica Laiseca. Él recuerda un programa que prepararon sobre Forges, un periodista consolidado en la prensa escrita y cuya trayectoria debían hora trasladar a las ondas radiofónicas. Gracias a las redes sociales, los oyentes se convirtieron en la clave para sacar adelante el programa. «Las personas nos enviaban sus viñetas y luego salían en antena para comentarlas».

Son precisamente los oyentes, relegados por la historia del periodismo a espectadores de la información, los que ahora toman un papel más importante en la producción de contenido «Nosotros los que buscamos es hiperproximidad, la cercanía con el cliente», explica Ramón Vicente, jefe de producto de Aragón Radio 2. Es consciente de que simplemente no pueden estar en todos los sitios pero la información, fotos, vídeos que envían sus oyentes a través de Facebook y Twitter les ayuda a complementar su contenido. «El oyente se siente como si él estuviera allí».

«Sabíamos que nos íbamos a convertir en el Frankestein del periodismo radiofónico», argumenta Ruiz. Que el futuro del periodismo radiofónico está en internet ha quedado bastante claro. El concepto de podcast ya surgió en 2004 recuerda Laiseca. La pregunta que se plantea ahora mira más bien hacia la búsqueda de un modelo de negocio viable y de cómo trasladar el contenido tradicional a la red. «Compartir un sonido en la radio es como lanzar una bomba», explica Laiseca. Aún hoy en día, en un mundo donde casi todos tienen Twitter y Facebook, colgar una pieza de audio sigue generando demasiadas barreras para el usuario. «Nos llaman constantemente diciendo que el audio no se escucha bien”, relata, frustrado, Laiseca. «La gente sigue oyendo la radio pero nosotros seguimos teniendo una brecha digital demasiado grande con respecto a la demás prensa».

Tags: , , , , , , ,

Texto por: Regina Rivera Webb

Ver los artículos de Regina Rivera Webb

Sin comentarios.

Deja un comentario

San Cemento: el mayor macrobotellón universitario de Madrid

Miles de jóvenes y toneladas de residuos han vuelto a ser los protagonistas de la ya tradicional fiesta celebrada en Ciudad Universitaria

Cómo ser vegano fuera de Madrid y no llevar «una dieta de mierda»

Los restaurantes y bares que ofrecen este tipo de platos han crecido al igual que los potenciales consumidores. En la capital han pasado de ser 10 a 40 en tres años

Sandra Ibarra: «Hay vida durante el cáncer»

Ha superado esta enfermedad en dos ocasiones. Ahora, ha puesto en marcha la primera unidad para supervivientes en colaboración con el Hospital Universitario de Fuenlabrada

Las Carrozas de Azuqueca empiezan a fabricarse

El desfile que realizan las peñas públicas el tercer domingo del mes de septiembre ha sido declarado de interés turístico regional

Los asesores de Carmena y sus salarios al máximo: 81 eventuales y 4,71 millones en retribuciones anuales brutas

Desde 2015, el gasto total anual en este tipo de personal ha aumentado un 35%, habiendo meses con el mismo número de eventuales pero con incrementos salariales bimensuales y trimestrales

Miguel ya no dibuja papel moneda

Si quieres hablar con él, búscale en la biblioteca Miguel Hernández de Collado Villalba. Ahora solo lee allí, pero antes pintaba minuciosamente a mano y «boli» billetes de todo país y época