Poesía y protesta: los colores más reivindicativos


Acción Poética Retiro: «Es un acto de desobediencia civil, sí. Claro que hemos corrido delante de la policía o nos han multado, pero creemos que los vecinos pueden decorar y formar parte activa de sus barrios»

Imagina tus calles, tu vecindario, el muro blanco que está al lado de la puerta del supermercado o el gris del puente por el que pasa el tren. Ahora, vuelve a imaginarlo todo y ponle color. Llena los muros de ideas. Ese es el objetivo con el que Acción Poética Retiro –inspirándose en el movimiento de Acción Poética en Latinoamérica– se lanzó hace tres años a la calle. En sus inicios buscaba embellecer el barrio, pero con el paso del tiempo se ha convertido en un acto reivindicativo.

No parecen –ni son— vándalos, a pesar de los prejuicios que suscitan. Madrilánea se ha sentado con ellos alrededor de una mesa y aunque es difícil establecer una edad media, sí se puede decir que son más maduros de lo que uno se espera. Todos tienen claro, y así lo entienden, que pintar las calles conlleva un riesgo porque es ilegal. «Es un acto de desobediencia civil, sí. Claro que hemos corrido delante de la policía o nos han multado, pero creemos que los vecinos pueden decorar y formar parte activa de sus barrios», explica Pol. «Esto es un movimiento autogestionado y es algo que dejamos claro desde el primer momento. Entrar a formar parte de este colectivo implica asumir, de forma automática, las posibles represalias», apunta Luis.

Miembros de Acción Poética Retiro posan para Madrilánea. Foto: E.B.

Miembros de Acción Poética Retiro posan para Madrilánea. Foto: E.B.

A sus miembros se les hace difícil especificar cuántas personas dejan su imaginación en el proyecto. «A veces somos seis, a veces llegamos a ser trece», cuenta Anya. En la mesa se pueden ver caras con ojeras y manos ajadas, se puede escuchar sus risas al hablar de sus hazañas o de su vida diaria. Mirando a Anya, Pol, Sara, Luis, Rafa y Jose –todos nombres ficticios para salvaguardar la privacidad de los entrevistados– uno ve a un vecino más. Sus trabajos, en la mayoría de los casos lejos del mundo del arte, poco tienen que ver con lo que algunas noches hacen. «Con nocturnidad y alevosía», reconoce Jose.

Autogestionado en la financiación y en las propuestas

Cualquiera de los miembros puede proponer un proyecto, cualquier idea es válida y siempre que sea factible, se hace. «Ya no es solo una frase en un muro, ahora incluimos otros elementos que llamen la atención y que emocionen, que toquen algo dentro de la gente», explica Luis. En cuanto a los fondos para la compra de material todo sale «del bolsillo» de los miembros del colectivo. Cada uno aporta una parte y entre todos se hacen con lo necesario. Tampoco rechazan reutilizar recursos, sobre todo a la hora de crear las estructuras físicas y soportes que necesitan para hacer las piezas en las paredes.

La forma de elegir los espacios es sencilla: «Buscamos espacios vacíos, solares, infraestructuras, muros o paredes que no sean de nadie, de ningún particular, para no molestar», contestan todos con contundencia.

De la lírica de Benedetti a la reivindicación social

Anya, una mujer rusa de la que sus compañeros dicen que es «más madrileña que cualquiera de ellos», lanza una reflexión: «¿Por qué solo podemos ver publicidad en las vallas y en las calles?». Una de sus piezas —una especie de cartel publicitario colocado en la marquesina del autobús que hacía alusión a un partido político— ha llegado a salir en los medios de comunicación. Si se les pregunta a cualquiera de ellos por su pieza preferida o por la que más les ha costado coinciden en nombrar las mismas.

La primera se trata de un mural situado en las escaleras de un parque del barrio donde se podían leer los versos de un poema de Mario Benedetti. «Ha sido el que más horas tardamos en hacer, también fue el primero, y la sensación al mirarlo era de orgullo. Estuvo bastante tiempo, y estaba claro que los vecinos disfrutaban de él. Sin duda ha sido el que más nos ha dolido que quitaran», apuntan.

Mural de Acción Poética Retiro en un parque del distrito Retiro. Foto: E.B

Mural de Acción Poética Retiro en un parque del distrito Retiro. Foto: Acción Poética Retiro.

La segunda pieza que recuerdan fue una imagen llena de recursos materiales: una pieza en las vallas del Parque del Retiro –que apenas duró seis horas en la calle– que imitaba el salto de inmigrantes en la valla que separa a Europa de África. «Otra de las piezas a la que más cariño tenemos son las pizarras que colocamos en todo el distrito para que la gente escribiera lo que quisiese. La idea era darle la palabra a la gente, permitir que los vecinos participaran. Esta es verdad que tenía mucha intención porque se colocó al tiempo que se puso en marcha la Ley Mordaza».

Acción Poética Retiro toma el Parque del Retiro. Foto: Acción Poética Retiro.

Acción Poética Retiro toma el Parque del Retiro . Foto: Acción Poética Retiro.

Tras el parón a causa del verano comienzan a preparar nuevos proyectos, o a terminar los que tenían pendientes como, por ejemplo, el mural del huerto vecinal del Centro Social Seco. Con parón o sin él, las mentes que hay detrás del proyecto planean seguir actuando para demostrar que «debajo de tanto gris, vive un barrio de colores».

Tags: , , , , ,

Texto por: Esther Blanco Cabrera

Ver los artículos de Esther Blanco Cabrera

Trackbacks/Pingbacks

  1. Los nuevos poetas del Retiro – Comunicados de Prensa - 16 noviembre, 2015

    […] Lee la historia completa en Madridlánea. […]

Deja un comentario

Hablemos de derechos humanos

El Ayuntamiento de Móstoles celebra el 70 Aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos con una semana cargada de actividades culturales

Lavapiés despierta con protestas contra el desahucio de Pepi Santiago

Gracias al apoyo de los vecinos, fue paralizado por quinta vez el desalojo de la señora de 65 años y sus dos hijas

«Los ángeles de la guarda existen»

De lunes a viernes, los voluntarios del comedor social La Casita de Fuenlabrada trabajan sin descanso durante toda la mañana para ofrecer un plato caliente a personas sin recursos

Una historia de la posguerra en la cárcel de Torrijos

La residencia de ancianos situada actualmente en Conde de Peñalver se convirtió en prisión tras el estallido de la Guerra Civil. Uno de sus inquilinos más ilustres fue el poeta Miguel Hernández, quien compuso en los cuatro meses que pasó en su interior el poema de «Nanas de la cebolla»

La «nueva poesía» desborda las redes sociales

Los versos de autores jóvenes se abren camino en estas plataformas donde pueden alzar la voz y mostrar sus letras

Ciudad Lineal cierra el año como uno de los distritos con menos inversión

A finales de octubre, el sector lideraba la cola en cuanto a gasto ejecutado por las distintas áreas municipales