Música por la Paz mejora la calidad de vida de niños por toda España


Apoyo escolar, música, teatro, excursiones y hasta meriendas. Los profesores y voluntarios del centro ayudan a evitar el fracaso escolar.

¿Qué haría cualquiera si su hijo se cambiara de colegio a una clase donde no existe apenas relación entre los niños? Manuel Armada se mudó desde Santander a Palma de Mallorca. Escolarizó a su hijo en un centro donde había niños de diferentes nacionalidades, y donde no se conseguía establecer una unión entre ellos. Manuel tuvo la idea de crear un grupo de música entre su hijo y varios de sus compañeros, que surgió como fruto de ese mal momento, para crear vínculos verdaderamente fuertes entre los muchachos.

Así nació, en 2013, la organización Música por la Paz, fundada y presidida por este padre de familia. Pronto se dieron cuenta de que los niños acudían al centro con otro tipo de necesidades sin cubrir, aún más básicas que la educación o la amistad. Por lo tanto, entre profesores y voluntarios de la organización se acordó ofrecer esta peculiaridad: una merienda saludable para todos los niños. De esta manera, un grupo de música que pretendía fomentar la relación entre niños dio lugar a un gran grupo de personas, que repartidas por muchas zonas de España, han abierto ya 16 centros.

Uno de ellos se encuentra en el distrito madrileño de Usera. En horario de 16:30 a 20:30, los alumnos –entre 8 y 11 años- hacen sus deberes y reciben ayuda en las materias en las que más lo necesitan. Pero no es un centro para tener entretenidos a los niños mientras sus padres trabajan. Tampoco se trata de clases ordinarias de apoyo escolar. Supone una mejora en la calidad de vida. Realizan otro tipo de actividades que potencian habilidades que no tienen protagonismo en la escuela: expresión teatral y corporal, asignaturas de música o inteligencia emocional. Incluso planean excursiones para que los críos tengan la oportunidad de visitar museos o lugares diferentes.

Pero, Manuel Armada explica que, si por algo se caracteriza Música por la Paz es porque centra sus esfuerzos en detectar y combatir la exclusión social infantil. «Nuestro propósito es conseguir que niños cohibidos que venían sin ganas de aprender puedan recuperar la motivación y la energía». Además, ayudan a luchar contra el fracaso escolar y evitan que disminuya la calidad de la educación que se ha producido porque los niños no pueden seguir el ritmo de las clases debido a otros problemas. «Cuando hay problemas económicos los niños lo notan enseguida. Cuando no se pueden permitir un profesor particular se nota rápido la carencia de conocimientos y un nivel de desarrollo inferior a los alumnos de su misma edad», explica el fundador. La inmensa mayoría de los alumnos que acuden al centro mejoran inmediatamente sus calificaciones. El centro de Usera sólo cierra en agosto y durante el resto del verano refuerzan a los menores para que superen las asignaturas que han quedado pendientes para septiembre.

Manuel elogia en todo momento a los que trabajan junto a él: «Los profesores que dirigen los centros son seleccionados en base a su preparación y aptitudes para aplicar nuestro sistema de enseñanza y fomentar el diálogo con los niños. La mejor pedagogía es generar un ambiente de cariño y alegría. Y, desde luego, lo que les mueve son sus ganas de ayudar, ya que la retribución que perciben cubre los gastos de desplazamiento y poco más. Si no fuera por ellos no sería posible tener los centros abiertos».

Además, colaboran muchos voluntarios. «Se apuntan porque quieren ayudar a mejorar el trocito de mundo que les rodea y aportar sus conocimientos de forma altruista. No puedo sentirme más agradecido», apunta el presidente de la organización.

En 2014, un informe de Cáritas afirmaba que España y Rumanía son los países con mayor pobreza infantil de la Unión Europea, seguidos por Bulgaria y Grecia. «Claro que hay casos problemáticos de necesidad acuciosa y urgente, pero con buena voluntad se va arreglando todo. Cuando lo que te mueve es la voluntad de hacer bien las cosas, te sorprendes siempre de lo que eres capaz», afirma Manuel.

Población bajo riesgo de exclusión  Tasa de riesgo de pobreza en %.  Datos de 2013  Población bajo riesgo de pobreza por edad. FUENTE: INE , Centro de  Estudios  Económicos  Tomillo, UNICEF ABC

Población bajo riesgo de exclusión Tasa de riesgo de pobreza en %. Datos de 2013 Población bajo riesgo de pobreza por edad. FUENTE: INE , Centro de Estudios Económicos Tomillo, UNICEF ABC

Mantienen su actividad gracias a los socios y a lo que recogen los voluntarios por la calle a cambio de cupones en los que se sortean viajes. «El dinero que necesitamos para mantener los 16 centros abiertos, las más de 85.000 meriendas que damos cada año, el material escolar y los gastos de los locales -como agua, luz o teléfono- proviene solamente de nuestros socios. No tenemos subvenciones de ningún tipo».

Los niños no necesitan ningún requisito determinado, sólo deben rellenar una ficha. No importa que los padres tengan recursos suficientes para que sus hijos sean atendidos. Manuel aclara que hay disponibilidad para todos aquellos que quieran asistir, independientemente de su nivel económico, religión o procedencia. «Tenemos mucha demanda sencillamente porque hay mucha necesidad. Estamos en zonas deprimidas, el servicio es gratuito y el ambiente que creamos en los centros se compone, sobre todo, de calor humano. Es cierto que hay muchos padres en paro que aprovechan para ir a buscar trabajo mientras sus hijos están atendidos. Pero si se ocuparan las plazas por necesidad económica, cuando llegara alguien más desamparado tendríamos que echar a otro…siempre hay alguien en una peor situación. Además, ¿cómo catalogar la necesidad de una familia?».

Tags: , , , , , , , ,

Texto por: María González Rodríguez

Ver los artículos de María González Rodríguez

Sin comentarios.

Deja un comentario

Ruta literaria por el corazón de Madrid

Reuniones de escritores, librerías de mujeres o periódicos desaparecidos convierten a la capital en un centro cultural

Librería Mujeres, el eterno bastión del feminismo

El establecimiento acoge todas las voces del feminismo y sigue siendo un escenario para el debate, la lucha y la reivindicación

Las librerías que recogen los libros que tú ya no quieres

En la capital cada vez existen más librerías que buscan rescatar aquellos libros que llevan años sin ser leídos. Las donaciones de bibliotecas y particulares les permiten «revenderlos» a precios asequibles

BookCrossing: los libros sin techo

Abandonar ejemplares en lugares públicos para que los recojan personas desconocidas y regresarlos a otro sitio agotada la lectura es la esencia de esta práctica

«Eso de la nueva poesía es una estupidez»

El poeta y agitador cultural argentino Carlos Salem lleva doce años animando semanalmente recitales nocturnos en bares de la capital. El novedoso formato poético que introdujo en nuestro país lleva varios años de crecimiento imparable

El patio Aleatorio de los poetas

Todos los miércoles, en el bar situado en el número 7 de la calle Ruiz, el escritor Carlos Salem coordina una jam de poesía en la que voces jóvenes y adultas se unen a través del verso