Una ruta artística fuera de los museos


Desde 2012 la asociación Madrid Street Art Project organiza safaris en los barrios céntricos de la capital para acercar el arte urbano al público
El rapto de Europa, por Casassola. Fotos: C.V.

El rapto de Europa, por Casassola. Fotos: C.V.

Las calles están inundadas de obras que pasan inadvertidas a los ojos de la gente común. Lemas grabados en cemento sobre la pared; una pareja se abraza y observa debajo del telefonillo de un portal; un pequeño cuadro de menos de quince centímetros, con marco dorado incluido, cuelga en medio de la calle. Anónimo; cristales sobre los que se crean retratos; decoraciones en las esquinas de las calles; hasta enormes pegatinas destacan junto a las farolas.

El arte urbano está copando cada vez más las calles de la capital. Numerosas iniciativas han tratado en los últimos años de llenar el espacio público de intervenciones artísticas. La última, Pinta Malasaña, celebrada el pasado 17 de abril, fue un éxito rotundo en el céntrico barrio madrileño. Del próximo 20 de mayo hasta el 5 de junio, sesenta artistas se desplazarán hasta Lavapiés para plasmar sus obras en los exteriores de comercios de la zona. Será la tercera edición de C.A.L.L.E. (Convocatoria Artística Libre de Lavapiés Emergente).

Madrid Street Art Project (MSAP) es la asociación que está detrás de este auge del arte urbano. Creada en 2012 por Guillermo de la Madrid y Diana Prieto, se trata de una organización «dedicada a propiciar, apoyar y poner en valor el arte urbano a través de la realización de proyectos y actividades relacionadas con la intervención artística en el espacio público».

Además de hacer de mediadora entre artistas y espacios públicos, esta asociación se encarga de realizar safaris de arte urbano. Con un grupo de entre diez y veinte personas, cada fin de semana hacen un recorrido por las intervenciones artísticas en tres barrios distintos del centro: Malasaña, Lavapiés y La Latina. El precio por una hora y media de recorrido es de cinco euros. Aunque es una asociación sin ánimo de lucro, necesitan algo para poder mantener los proyectos y seguir creciendo como organización.

A estas rutas acude un público muy variado. Desde gente interesada previamente en el arte urbano, hasta curiosos que nunca antes habían manifestado entusiasmo por ello. Ante todo, estos safaris se encargan de despertar el interés y demostrar que el arte está presente en todos sitios; habituar el ojo a buscar, porque el arte urbano es efímero. La obra que descubres un día, puede no estar al día siguiente.

El street art va más allá de los grafitis que acaparan los grandes murales. Muchas de las obras son pequeñas; detalles en paredes. La principal diferencia entre artistas urbanos y grafiteros es que estos solo utilizan espray, mientras que los primeros emplean infinidad de técnicas para sus intervenciones. Entre ellos siempre hay una rivalidad. Sin ir más lejos, muchas de las acciones del proyecto Pinta Malasaña aparecieron llenas de firmas al día siguiente.

Uno de los artistas con más intervenciones en Malasaña es C215. Detrás de este seudónimo se esconde el francés Christian Guémy. Comenzó en los años noventa y desde entonces ha realizado acciones en ciudades de medio mundo. Casi siempre sus obras recrean rostros, tanto de mujeres como de hombres. Son tan detalladas que parecen dibujadas a lápiz. Consigue esta precisión gracias a la técnica de plantillas que emplea, similares a las de otros artistas como Banksy.

C215

C215

C215

C215

Cada vez son más los locales que quieren tener como carta de presentación una obra artística en sus fachadas. Los proyectos como Pinta Malasaña o C.A.L.L.E. lo demuestran. En general, los vecinos de estos barrios suelen mostrarse a favor de estas intervenciones, aseguran desde MSAP.

Algunas veces estas acciones nacen de forma fortuita. Es el caso de un local en la Plaza de los Mostenses. Borondo (Segovia, 1989) hizo una de sus intervenciones en el establecimiento, pero al propietario le gusto tanto que consiguió contactar con él para que terminara de cubrir todos los cristales.

Borondo

La obra de Borondo en el establecimiento de la plaza Mostenses

Este artista comenzó sus acciones en el barrio de Lavapiés en 2010. Desde entonces su firma no ha parado de crecer. En los últimos años Borondo emplea una técnica muy peculiar. Una vez aplicada una base de pintura sobre cristales, se encarga de rayarla hasta lograr retratos y visiones realistas. Este método cuenta con una ventaja. Quitar pintura entra dentro de la legalidad, así que no existe motivo para detenerle mientras lleva a cabo su intervención.

Borondo

Borondo

 

Tags: , , , ,

Texto por: Cristina Veganzones

Ver los artículos de Cristina Veganzones

Sin comentarios.

Deja un comentario

La lucha feminista ya no es solo cosa de mujeres

Pensionistas, hombres y, sobre todo, estudiantes se han unido a la manifestación celebrada este miércoles en la Puerta del Sol

Mal y tarde: así se enteraron profesores y alumnos de la huelga estudiantil contra el machismo

«Otras veces los chavales llevan una semana dando la paliza, pero esta vez no ha sido así»

Los estudiantes «pelearán» el 14N para acabar con el machismo en las aulas

Erradicar el porno como «referencia sexual» es una de las muchas reivindicaciones que plantea la plataforma Libres y Combativas de cara a la huelga general de este miércoles

El Ayuntamiento de Pozuelo de Alarcón controlará sus calles con cámaras y lectores de matrículas

Con esta medida de seguridad se pretende optimizar la labor de la Policía Local

Las «pop up» reinventan el comercio madrileño

Estas tiendas efímeras enriquecen aún más la «Milla de Oro» de la capital

Los libros invaden Móstoles en el XX aniversario de su biblioteca

La Biblioteca Central de Móstoles celebra su XX aniversario con la II edición de la «Ruta de la Palabra», un programa de actividades que busca acercar la lectura a los vecinos del municipio en la segunda quincena de octubre