Una ruta artística fuera de los museos


Desde 2012 la asociación Madrid Street Art Project organiza safaris en los barrios céntricos de la capital para acercar el arte urbano al público
El rapto de Europa, por Casassola. Fotos: C.V.

El rapto de Europa, por Casassola. Fotos: C.V.

Las calles están inundadas de obras que pasan inadvertidas a los ojos de la gente común. Lemas grabados en cemento sobre la pared; una pareja se abraza y observa debajo del telefonillo de un portal; un pequeño cuadro de menos de quince centímetros, con marco dorado incluido, cuelga en medio de la calle. Anónimo; cristales sobre los que se crean retratos; decoraciones en las esquinas de las calles; hasta enormes pegatinas destacan junto a las farolas.

El arte urbano está copando cada vez más las calles de la capital. Numerosas iniciativas han tratado en los últimos años de llenar el espacio público de intervenciones artísticas. La última, Pinta Malasaña, celebrada el pasado 17 de abril, fue un éxito rotundo en el céntrico barrio madrileño. Del próximo 20 de mayo hasta el 5 de junio, sesenta artistas se desplazarán hasta Lavapiés para plasmar sus obras en los exteriores de comercios de la zona. Será la tercera edición de C.A.L.L.E. (Convocatoria Artística Libre de Lavapiés Emergente).

Madrid Street Art Project (MSAP) es la asociación que está detrás de este auge del arte urbano. Creada en 2012 por Guillermo de la Madrid y Diana Prieto, se trata de una organización «dedicada a propiciar, apoyar y poner en valor el arte urbano a través de la realización de proyectos y actividades relacionadas con la intervención artística en el espacio público».

Además de hacer de mediadora entre artistas y espacios públicos, esta asociación se encarga de realizar safaris de arte urbano. Con un grupo de entre diez y veinte personas, cada fin de semana hacen un recorrido por las intervenciones artísticas en tres barrios distintos del centro: Malasaña, Lavapiés y La Latina. El precio por una hora y media de recorrido es de cinco euros. Aunque es una asociación sin ánimo de lucro, necesitan algo para poder mantener los proyectos y seguir creciendo como organización.

A estas rutas acude un público muy variado. Desde gente interesada previamente en el arte urbano, hasta curiosos que nunca antes habían manifestado entusiasmo por ello. Ante todo, estos safaris se encargan de despertar el interés y demostrar que el arte está presente en todos sitios; habituar el ojo a buscar, porque el arte urbano es efímero. La obra que descubres un día, puede no estar al día siguiente.

El street art va más allá de los grafitis que acaparan los grandes murales. Muchas de las obras son pequeñas; detalles en paredes. La principal diferencia entre artistas urbanos y grafiteros es que estos solo utilizan espray, mientras que los primeros emplean infinidad de técnicas para sus intervenciones. Entre ellos siempre hay una rivalidad. Sin ir más lejos, muchas de las acciones del proyecto Pinta Malasaña aparecieron llenas de firmas al día siguiente.

Uno de los artistas con más intervenciones en Malasaña es C215. Detrás de este seudónimo se esconde el francés Christian Guémy. Comenzó en los años noventa y desde entonces ha realizado acciones en ciudades de medio mundo. Casi siempre sus obras recrean rostros, tanto de mujeres como de hombres. Son tan detalladas que parecen dibujadas a lápiz. Consigue esta precisión gracias a la técnica de plantillas que emplea, similares a las de otros artistas como Banksy.

C215

C215

C215

C215

Cada vez son más los locales que quieren tener como carta de presentación una obra artística en sus fachadas. Los proyectos como Pinta Malasaña o C.A.L.L.E. lo demuestran. En general, los vecinos de estos barrios suelen mostrarse a favor de estas intervenciones, aseguran desde MSAP.

Algunas veces estas acciones nacen de forma fortuita. Es el caso de un local en la Plaza de los Mostenses. Borondo (Segovia, 1989) hizo una de sus intervenciones en el establecimiento, pero al propietario le gusto tanto que consiguió contactar con él para que terminara de cubrir todos los cristales.

Borondo

La obra de Borondo en el establecimiento de la plaza Mostenses

Este artista comenzó sus acciones en el barrio de Lavapiés en 2010. Desde entonces su firma no ha parado de crecer. En los últimos años Borondo emplea una técnica muy peculiar. Una vez aplicada una base de pintura sobre cristales, se encarga de rayarla hasta lograr retratos y visiones realistas. Este método cuenta con una ventaja. Quitar pintura entra dentro de la legalidad, así que no existe motivo para detenerle mientras lleva a cabo su intervención.

Borondo

Borondo

 

Tags: , , , ,

Texto por: Cristina Veganzones

Ver los artículos de Cristina Veganzones

Sin comentarios.

Deja un comentario

Tras las huellas de las grandes (y desconocidas) mujeres de Malasaña

Loreto Prado, Clara Campoamor o Manuela Malasaña son algunas de las protagonistas del recorrido organizado por Carpetania en el céntrico barrio madrileño

«Se iban metiendo en el Grapo como en una secta»

La organización se sirvió de los jóvenes del Colegio Obispo Perelló para aumentar sus militantes dispuestos a luchar por su causa

La poesía de Ángel González se deja sentir diez años después

La Sala Galileo Galilei acoge un homenaje por el décimo aniversario de la muerte del poeta asturiano cargado de música y versos

La Puerta del Sol se baña en «Vinotinto»

El grupo de baile callejero ha llegado a la plaza madrileña para marcar el ritmo de los ciudadanos al son de Hip Hop

Las asociaciones de comerciantes defienden el Rastro de las difamaciones

Los grupos que representan al mercadillo más famoso de Madrid niegan la existencia de puestos ilegales, suciedad, robos y la venta de artículos ilícitos como ropa usada.

«Rápidas y discretas», así son las nuevas máquinas expendedoras de objetos sexuales

El sexo vende. El autoservicio se ha ramificado y el mundo de la sensualidad no es la excepción. Juguetes y lencería al alcance de la mano en estructuras portátiles