Madrilánea

«Decide Madrid»: expectativas y realidades

//

El portal ciudadano promovido por el Ayuntamiento de Manuela Carmena no ha logrado los resultados esperados entre la ciudadanía madrileña

Ayuntamiento de Madrid. Foto: ABC

Ayuntamiento de Madrid. Foto: ABC

Es un hecho incontestable que la desfavorable opinión pública sobre nuestras instituciones y la baja participación electoral dan cuenta del descontento del ciudadano ante la clase política. El incremento de la distancia entre gobernantes y gobernados se ha visto marcado desde 2008 por una profunda crisis económica internacional, que en muchos países ha derivado en una crisis social y política. Se ha hablado de la decadencia de la democracia representativa, modelo desgastado social y políticamente, donde la participación de la ciudadanía en las cuestiones públicas se limita al voto.

España ha sido uno de los países que más transformaciones ha sufrido en un menor período de tiempo, sobre todo a nivel político. La desafección ciudadana y la crisis económica han propiciado que el panorama político nacional haya pasado de ser monopolizado por dos únicos partidos a la situación actual, donde hasta cinco formaciones se reparten el «pastel». Este nuevo contexto posibilitó que la candidata de la plataforma de izquierdas «Ahora Madrid», Manuela Carmena, fuese investida alcaldesa gracias al apoyo del Partido Socialista. El Consistorio madrileño recogió entonces entre sus puntos a desarrollar el de la participación ciudadana.

El portal «Decide Madrid» es una herramienta que ofrece mecanismos de participación ciudadana, como los Presupuestos Participativos, Debates, Procesos y Propuestas Ciudadanas, mediante el uso de internet y las TIC. A través de este sistema, una parte del presupuesto municipal lo decide la ciudadanía, que tiene la posibilidad de elegir el destino en que se invertirá un determinado monto del presupuesto general del ayuntamiento para la ciudad y los distritos en particular. La inmersión del ciudadano en la toma de decisiones gira en torno, sobre todo, a dos procedimientos: «Por un lado, está la posibilidad de presentar Propuestas Ciudadanas, que lo puede hacer cualquier persona residente y mayor de 16 de años; y por otro lado, el ayuntamiento pregunta de forma proactiva a la ciudadanía por algunas cuestiones, como la ampliación de las aceras de la Gran Vía o la remodelación de la Plaza de España», apuntan desde fuentes del Área de Participación Ciudadana del Ayuntamiento madrileño.

Sin embargo, este no es un modelo puro de democracia participativa: procesos de este tipo cuentan con muchos ejemplos en países como Suiza, Finlandia o Alemania, entre otros. En el caso de Suiza, cuyo ejemplo aseguran desde el consistorio que les sirvió de inspiración, la constitución ampara dos tipos de herramientas de participación ciudadana: el referéndum (facultativo u obligatorio) y la iniciativa legislativa popular, que se somete a consulta si reúne el mínimo de firmas estipulado.

Nos preguntamos, de esta manera, hasta qué punto «Decide Madrid» puede ser considerado una herramienta eficiente a la hora de acercar al ciudadano a la toma de decisiones.

Preguntamos al dirigente socialista Antonio Miguel Carmona, socio de gobierno de Carmena. Cree que «la idea es buena, pero que no ha sido dotada de recursos para informar a la ciudadanía madrileña de la utilidad en la participación en este tipo de procesos». El hecho de que las propuestas más votadas coincidiesen, en ocasiones, con los planes del ayuntamiento, y que Ahora Madrid vendiese la iniciativa como parte de la ola democratizadora que había irrumpido en España, ha encasillado este modo de hacer política en la izquierda, representada por partidos como Podemos. Sin embargo, en opinión de Carmona, «cualquiera que gobierne el Ayuntamiento de Madrid debe encontrar vehículos de participación directa con los ciudadanos, útiles, con recursos y eficaces». «Si gobernamos los socialistas, así lo haremos», asegura el concejal.

Propuestas irrealizables

Se presentan todo tipo de iniciativas, desde el acceso totalmente gratuito a los museos hasta la eliminación de privilegios y sueldos vitalicios para la clase política, por lo que el uso del portal es, en ocasiones, un modo de reivindicación y no de participación en la toma de decisiones, objetivo primordial de la puesta en marcha del portal. De hecho, desde el Área de Participación Ciudadana aseguran que «a veces puede existir confusión porque dentro de las propuestas ciudadanas se suelen presentar ideas que tienen más posibilidades de salir adelante dentro de los Presupuestos Participativos». Además, un gran número de proposiciones quedan fuera de las competencias municipales.

Hablamos también con el Partido Popular del Distrito de Salamanca, con una partida presupuestaria de 2.323.553 millones de euros en los Presupuestos Participativos de 2019. «Falta mucha información. El proceso de participación es un campo de minas, diseñado para dificultar la participación real de los madrileños», apunta su presidente, Jorge Rodrigo Domínguez, quien cree que «a lo largo de los años se ha demostrado que el discurso de la democracia participativa es una mentira que vende el comunismo para engañar al pueblo: creen que participan en algo y que eligen las políticas, cuando todo está autoritariamente teledirigido».

En la actualidad podemos encontrar entre las propuestas destacadas la petición de «una ciudad más amigable con la infancia» o la iniciativa de recibir dinero por reciclar, pero en estos cuatro años el portal ha recogido también peticiones como «establecer un día al mes para el trabajador desnudo» o «instalar pantallas en los túneles de la M30 para paliar el aburrimiento», calificadas de absurdo total por gran parte los usuarios.

Otra de las críticas al sistema se centra en el bajísimo umbral establecido para que una propuesta sea tomada en consideración. «Hay varios niveles a través de los cuales hay que participar, pero desde luego para ser aprobados debemos fomentar una mayor participación», afirma Carmona. Y es que tan sólo es necesario el 2% por ciento de la población empadronada mayor de dieciséis años, es decir, 54.128 apoyos. De esta manera, el portal tampoco promueve una participación en masa de los ciudadanos para dar rienda suelta a sus ideas. «El mensaje lo venden muy bien, pero detrás del eslogan “100 millones de euros, 100 millones de ideas” no hay nada de nada», afirma el presidente popular en el distrito de Salamanca.

Las elecciones municipales que tendrán lugar el 26 de mayo pueden significar el fin de «Decide Madrid» y de otras muchas iniciativas impulsadas por el consistorio de Manuela Carmena. El PP buscará recuperar un bastión, el Ayuntamiento, y desmarcarse de todo lo implementado por Ahora Madrid. «Hay tres partidos que se han unido para hacer perder tiempo a los madrileños en este tema: Ahora Madrid, PSOE y Ciudadanos», afirma Jorge Rodrigo. Desde el PSOE, en cambio, no se descarta seguir en la línea de participación ciudadana marcada por el actual Ayuntamiento en caso de alcanzar la Alcaldía. «Ya llevábamos la idea en nuestro programa para las municipales de 2015. De hecho, los primeros en poner en marcha mecanismos de democracia participativa fuimos los socialistas en determinados ayuntamientos, y el primero que aprobó un reglamento de esta índole fue el alcalde Juan Barranco en la Villa de Madrid», asegura Carmona.

 

0 comments Show discussion Hide discussion

Add a comment

More in Actualidad

More in Hiperlocal

More in Salamanca

Most popular

Most popular

Most popular