Madrilánea

La era de la grosería ilustrada

«Todos estaban encantados con que una mujer independiente y moderna hubiera puesto en su sitio a ese galán trasnochado»

Por sus «followers» los conoceréis

Con las nuevas tecnologías, muchos españoles -gurús y otros profetas en su tierra- empiezan a predicar sus extranjerismos sin ningún sonrojo. La horterada se enmascara bajo un rostro de modernidad, y entonces estamos perdidos.