Sueño dormido

Por Zuarte bolsas e artesanatos

Cada vez que despertaba

mi cara era un poema.

Cada vez que te soñaba

merecía la pena.

Cada vez que me dormía

siempre me decía:

quiero soñarte otra vez,

así te podre ver.

Pero un día no quise vivir más,

ya no sabía ni como soñar,

y decidí morirme en paz.

Ese día me quise despertar,

porque sabía que si no lo hacía,

no te volvería a soñar jamas.


Susana García

Madrileña, tricantina y ciudadana del mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *