«El laboratorio es importante, pero la sostenibilidad lo es más»

Carlotti ha señalado cinco claves que determinarán el futuro de la profesión. Cinco observaciones realizadas desde el prisma empresarial que enriquecen el debate sobre el futuro del negocio de la prensa impresa.

Cambios en el sector de la comunicación:

Semiológico: Se está produciendo una progresiva sustitución de la palabra por la imagen. La imagen es un idioma universal que no entiende de países, además, cuesta menos tiempo y esfuerzo entender la imagen que la palabra.

Nos cuesta cada vez más leer formatos largos. La prensa gratuita tenía dos ventajas: que era gratis y que realmente se leía. Su éxito reside en que gracias a su formato audiovisual y a la brevedad de sus textos, estaban adaptados a esta nueva forma de leer y aprender.

Aceleración de los tiempos: El ritmo nos arrastra. La velocidad de la información, facilitada por la conectividad y la movilidad de la tecnología, está cambiando el concepto de periodismo. En latín, noticia es igual a novedad, al igual que en inglés (new). Pero, ¿cuánto dura una noticia hoy en día? A veces abro el periódico del día y tengo la sensación de que estoy leyendo lo del día anterior… Estamos asistiendo a una  gran compresión temporal.

En los últimos años hemos perdido audiencia en el telediario de la noche. Me pregunto si no será que invitamos «a cenar» a alguien que ya ha cenado, que ya sabe lo que le vamos a contar. «Picotea» con nosotros, pero «no nos cena».

Gratuidad de la red: En la red no existe una correlación entre lo que se paga y el valor de las cosas.  Muchas veces se renuncia a reclamar el valor de lo que se ofrece, porque se puede encontrar gratis en otra parte. Para hacer periodismo de calidad se necesitan estructuras grandes, y para eso hay que exigir un precio. Faltan modelos de negocio llevados a cabo por grandes empresas y que sean rentables, recurrentes y sólidos. La publicidad ya no puede pagarlo todo.

Existe un problema de remuneración más que de legitimación de la profesión. El sector se debate entre el low cost y el top level. La calidad «autoriza» el coste elevado que se le pide al cliente. Si transformamos la noticia en commodity (mercancía), se comercializará al precio más bajo. ¿Y cuál es? Cero. ¿Y cuando no se puede competir más en el precio, qué se hace? Adulterar la materia prima. La adulteración es la falta de veracidad. Como le escuché una vez a Miguel Ángel Aguilar, «cuando hay una inundación, lo primero que falta es agua potable». El agua potable es la información veraz.

Fin de la intermediación: Posibilidad de una relación directa con los lectores y espectadores, desaparición de las labores de distribución y conectividad global, lo que hace que la información y el comercio circulen libremente.

Memoria: La memoria siempre ha sido un instrumento indispensable para el ser humano. Organizamos nuestros conocimientos en la mente, pero también en los libros y ahora en nuevos soportes que permiten acumularla masivamente. La posibilidad de cruzar «memorias» alojadas en bases de datos y emplear los resultados con fines sociales o comerciales tiene un gran potencial.

Consecuencias

Carlotti ha señalado que la televisión «está vacunada» frente a estos grandes cambios, al contrario que la prensa. El medio televisivo «siempre ha sido audiovisual, siempre ha sido online –ha emitido en directo– y siempre ha sido gratis». Además, toda la interactividad que necesitan los espectadores «está en este dedo», ha bromeado apretando con el pulgar un mando a distancia imaginario.

El vicepresidente de Antena 3 ha asegurado que la televisión está menos intermediada que los periódicos: «Hay menos distancia entre el productor y el consumidor. La imagen por sí misma está menos intermediada, el ojo es mejor testigo que el oído, decía Aristóteles». Muchas personas en el público mostraron un desacuerdo silencioso con esta afirmación, pero Carlotti continuó: «Si se enseña algo, es más difícil manipularlo que si se cuenta».

Más allá de este debate, habló de la necesidad de experimentar para encontrar un modelo de negocio rentable, pero con ciertos límites: «La sostenibilidad es importante. Una cosa es el ‘laboratorio’, que está bien, y otra el compromiso de todos los días». El delicado equilibrio entre innovación y supervivencia. Entre futuro y pasado (o presente).

E. Vasconcellos

Licenciada en Periodismo, Universidad Carlos III de Madrid.

Un comentario en ««El laboratorio es importante, pero la sostenibilidad lo es más»»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *