Alcalá montó un Belén Monumental

Un detalle del Belén Monumental de Alcalá de Henares. Fotos: Belén García
Un detalle del Belén Monumental de Alcalá de Henares. Fotos: B. G. Hidalgo

Ante la inmensidad del Belén Monumental de Alcalá de Henares –115 metros cuadrados– y sus más de 130 figuras, los visitantes no dejan de preguntar por el buey y la mula: los buscan y si no dan con ellos, no dudan en preguntar.

—Tiene tanto el buey como la mula— aclara José Rico, maestro belenista, a una de las visitantes mientras muestra dónde se encuentran las figuras.

— Siempre los he visto dando calor al niño. Siempre se han puesto así.

— Perdone, ¿es Ud. madre?

— Sí.

— ¿Y Ud. dejaría que dos bestias le echasen el aliento a su hijo?

— Pues si hace mucho frío, sí. No tenían con qué calentarlo.

Es una de las conversaciones más repetidas frente a la escena que representa el Nacimiento del Niño Jesús. La polémica surgida a raíz del último libro del Papa Benedicto XVI ha sido malinterpretada. Francisco Bustamante, Presidente de la Asociación Complutense de Belenistas, lo explica: «Lo que ha dicho el Papa es simplemente que no existe referencia a los animales en los Evangelios. Pero eso no significa que no estuvieran».

Durante los 365 del año los más de 20 expertos belenistas manipulan poliespán, escayola, madera… para que sea posible regresar puntuales a su cita con la Navidad en la Casa de la Entrevista. Una cita muy arraigada entre los más de 40.000 alcalaínos que por allí se dejan ver, según los datos que baraja la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Alcalá de Henares.

Manos a la obra

En febrero arrancan los preparativos. El proceso se inicia con la elección de los bocetos que servirán de base marcando la línea de trabajo a seguir. Se elige entre varias propuestas y se ponen mano a la obra. Después se sucederán tres fases fundamentales: construcción, pintura e iluminación. Sin embargo, no se puede decir que cada uno se dedica exclusivamente a una de estas tareas: «Todos hacemos de todo. A uno le gusta más una cosa que otra, o se la da mejor esto que aquello… pero todos hacemos rocas, pintamos, barremos…». Lo único que no hacen son las imágenes. Las figuras son originales de J. Joaquín Pérez y J. Luis Mayo.

75

Imagen 1 De 7

El ángel anuncia el nacimiento del Niño Jesús a los pastores

La construcción es el momento en que los belenistas comienzan a distribuir los elementos que conforman el conjunto: las casas del pueblo, los elementos vegetales, los diferentes oficios… «Es el propio Belén el que te lo va pidiendo: esto sobra, esto otro falta. Depende de la experiencia que uno tenga tiene más agilidad para saber si se necesita un tejado, un árbol…».

La disposición de los elementos es muy importante porque ofrece coherencia. Todos los elementos tienen que mantener un orden lógico. Eso lo hace creíble. «No tiene sentido meter un río porque a la gente le guste. Si el río no sigue una trayectoria lógica en el paisaje, no se puede poner».

Darle color es el siguiente paso. Pincelada a pincelada se matiza con mimo cada detalle. No es lo mismo el grado de detalle que exige un primer plano que una escena del fondo. Se emplean diferentes tonalidades: tostados, ocres, rojizos… Tan importante como el color es la textura: las rocas son matizadas con polvos minerales que recrean la erosión del tiempo; las montañas presentan las rugosidades propias del terreno; el suelo es escalonado y fiel al relieve…

¡Hasta los árboles son hechos por ellos! Todo empieza a partir de una rama seca que transforman en palmeras, por ejemplo. Amplían el tronco a su gusto. Las ramas son hechas con planta de tatarica y cartulina una por una. Y le dan color. Diferentes tonos de verde, algún ocre con el que matizar que las hojas no tardarán en caer…

No se deja nada al azar y si no, observen la foto que sigue.

Los ratones del portal del popular del villancico también está en el Belén Monumental. Fotos: B.G.
Los ratones del popular villancico también están en el Belén Monumental

Este trabajo se ve potenciado con la iluminación. La luz, cenital y tenue, impide que las sombras se proyecten entre ellas restando protagonismo a la pintura. De hecho, durante el día, las figuras se ven proyectadas en el suelo gracias a los trazos que poco a poco se irán acentuando para recompensar la falta de luz que advierte la llegada de la noche.

La puesta en escena del Belén no entiende de horarios. Las escenas se pueden disfrutar durante el amanecer, a lo largo del día y con el devenir de la noche. Todo ello gracias a una ardua tarea de coordinación liderada por Israel, hijo de José Rico, que resta importancia a poner orden entre varios kilómetros de cable.

Las luces se apagan bajo un manto de estrellas presidido por una majestuosa luna llena: el pueblo sólo se adivina tras el rojo incandescente de las antorchas que cuelgan en las puertas de los edificios. Y de repente, las estrellas dejan de brillar para dar paso al día. El sol tiñe el cielo de un rojizo que anuncia el amanecer. Se apagan las antorchas. «La luz del alba sale por la derecha avanzando desde el fondo hacia el frente hasta que se queda el cielo completamente azul. Conforme llega la noche, el proceso se inicia a la inversa: la luz se pierde poco a poco hacia el fondo».

Los efectos están programados a través de un ordenador. Los tiempos se ajustan para que la gente pueda recrearse en el Belén y se perciban mejor los detalles. Por eso, el momento de máxima luz tiene una duración mayor que la fase nocturna.

Antes y después

Pero el Belén no se construye pieza a pieza en la Sala de Exposiciones de la Casa de la Entrevista. Después de meses de trabajo todas y cada una de las partes que integran este monumento a la Navidad abandonan el Centro Cívico “Manuel Laredo”, la sede de la Asociación Complutense de Belenistas donde fueron gestadas.

Detrás del Belén se esconde una especie de trastero: poliespán, escayola, periódicos, cables, bombillas, cartones, cubos de pintura… hasta una aspiradora. Se trata de la parte no visible, la de mentira. «Se utiliza una gran cantidad de material. No todo es comprado, también reciclamos. Si vemos un panel de poliespán de un embalaje de una lavadora, lo aprovechamos», afirma el Presidente de la Asociación.

«Se transporta en módulos. Cada módulo se coloca sobre caballetes: unos más altos que otros para crear el espacio», explica José Rico. Es como armar un puzzle. Cada módulo está cifrado en clave: sólo lo entienden entre ellos. Comenzaron a montar el Belén el 15 de noviembre y no acabaron hasta la mañana del estreno: el 11 de diciembre. Y después del 8 de enero, ¿qué pasa con el Belén? El 90% se destruye. Sólo se retiran las figuras y la representación de la familia. Se van los Reyes y, con ellos, el Belén dice adiós hasta diciembre de 2013.

4 comentarios en «Alcalá montó un Belén Monumental»

  • el 24 diciembre, 2012 a las 15:28
    Enlace permanente

    Soy un forofo del belén de la asociación de Alcalá.He visto el progreso del belén,en cuanto al color ha pasado de ser homogéneo, ha emplear otras tonalidades incluso ,como dice el presidente utilizan polvos minerales en las montañas se nota el cambio desde el año pasado,van siendo más auténticas, en cuanto al rio no estoy de acuerdo, con todos los metros cuadrados empleados ,se puede hacer un boceto con un rio de trayectoria logica,de hecho algún año lo han hecho con su puente ¿es que le hicieron sin logica¿no lo entiendo,en cuanto al portal de este año le he visto un parecido a un que hieceron hace unos años en el Ayunt.de Madrid.lo puedo demostrar.

    Respuesta
    • el 25 diciembre, 2012 a las 01:06
      Enlace permanente

      de la dehesa; se pueden hacer mil bocetos con rio y otros tantos sin él. lo que indicamos es una forma de hablar. En este boceto, independientemente de los metros que tengamos, no se contemplo la realización de un rio, y por tanto NO LO PUSIMOS.
      Supongo que queda aclarada tu opinión.
      Respecto al portal, nosotros nunca hemos copiado Portales de ningura Asociación ni Ayuntamientos ni nada, no obstante, en España, debe haber en Navidad Miles de Portales, y precisamente por ser Habitáculos tipo grutas ó grutas, pueden tener un mayor ó menor parecido, asi que olvidate eso de «que puedes demostrarlo».

      Respuesta
  • el 28 diciembre, 2012 a las 22:06
    Enlace permanente

    No estoy de acuerdo con lo del rio, en la forma de hablar dices,
    que no haceis rio porque no tenía una trayectoria lógica,si lo lo habeis hecho algunos años,no lo entiendo,es más noble lo que tu dices tagante no le hemos hecho porque NO HEMOS QUERIDO,y punto no divagar con las trayectorias del mismo.
    En cuanto al portal,evidentemente se hacen miles de grutas pero ya podré las dos fotos del belén de Madrid y luego respondes

    Respuesta
  • el 28 diciembre, 2012 a las 22:10
    Enlace permanente

    Ya te he dejado el comentario hoy 28 de Diciembre de 2012,a tu comentario

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.