Las gallinejas, más castizas que el chotis

En la calle de Embajadores cada día es San Isidro. No hay farolillos ni chulapas, pero una pianola a lo lejos recuerda la época del chotis y la verbena, de los churros y el anís.

Una nube de humo emerge de las sartenes. El fuerte olor pesa en el ambiente.

Cuando Gabino Domingo entró a trabajar con su tía, hasta 75 gallinejeras se repartían por todo Madrid. Dos estaban junto al mercado de San Fernando, otras tres en la calle del Labrador.

De Vallecas a Tetuán, las «fondas del tubo» daban de comer a los pobres del extrarradio: un botón, un canuto, un chicharrón, una tira…

El único libro del mundo que habla de las gallinejas recoge la historia más castiza de Madrid. Y se encuentra aquí, en la Freiduría de Gallinejas Embajadores.

Cristina Sánchez

«Hay dos formas de difundir la luz: ser la lámpara que la emite o el espejo que la refleja». Lin Yutang

2 comentarios en «Las gallinejas, más castizas que el chotis»

  • el 18 enero, 2013 a las 21:34
    Enlace permanente

    Se me hacía la boca agua leyendo tu artículo sobre las gallinejas. Parece que tienes el plato delante. Me gusta mucho, a ver si se anima tu madre y pasamos por Madrd para probarlo.

    Respuesta
  • el 18 enero, 2013 a las 21:38
    Enlace permanente

    ´¡ Qué buena pinta tienen las gallinejas! Parecía que las estaba viendo mientras leía tu artículo. Me gusta mucho. A ver si animo a tu madre y nos damos una vuelta por Madrid para probar.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.