Dos caminos para solicitar refugio en España: esperas de un año por una cita o 300 euros en el «mercado negro»

El Ministerio del Interior asegura que la «reventa no es posible», mientras en grupos de Facebook y WhatsApp la oferta abunda

La saturación del sistema de cita previa para realizar trámites de asilo en España orilla a muchos migrantes a caer en las manos de pequeñas mafias que cobran entre 50, 80 y hasta 300 euros por un cupo y que maquillan su actividad como un servicio de «agilización».

El negocio de estas células surgió a la sombra de la digitalización del sistema de citas en la Administración Pública y crece al compás de la desesperación de personas que llegan a suelo ibérico huyendo de contextos de guerra, violencia y persecución: más de cien mil hasta el mes de noviembre, según estadísticas del Ministerio del Interior.

Pagar por las citas de Extranjería es una opción «desesperada» ante la falta de respuesta de los canales oficiales, opina la portavoz de la Agencia de la ONU para los Refugiados en España (Acnur), María Jesús Vega. Este organismo ha conocido casos de personas a los que les han pedido más de 150 euros por ‘venderles’ un hueco para pedir una cita de asilo», revela.

Vega explica que tramitar asilo es un paso indispensable en el proceso de regularización migratoria y que las demoras en el sistema de atención dejan a muchas personas en situación de desprotección a nivel legal y social. «Por el hecho de no tener documentación para permanecer en España, algunas personas que están a la espera de la cita para pedir asilo podrían ser detenidas y retornadas a países donde su vida o su integridad podrían estar en peligro», advierte.

Capturas de los mensajes enviados por WhatsApp por un «agilizador» de citas.

Ese era el principal temor de María, una una nicaragüense residente en Madrid que tuvo que recurrir al mercado negro de citas para que su hermano pudiera iniciar el trámite de refugio. Una conocida le pasó un contacto y en 15 días pudo resolver un problema que le robó la tranquilidad durante tres meses. «Todo fue por WhatsApp y cuando me notificó que tenía la cita le hice la transferencia bancaria. Luego me envió los datos de la cita, hora, fecha, Comisaría y la clave de acceso a un correo que él creó y que no te da hasta que pagas», relata.

Martín es un colombiano que se identifica como «gestor o agilizador de citas» de todo tipo, incluidas las de Extranjería. Un día de gestiones puede pasar horas frente a su ordenador esperando «pillar» cupos en diferentes provincias, incluida Madrid.

Sobre el escritorio en una libreta blanca tiene anotada una lista de sus clientes en espera de la que se auxilia para llevar el control de esta actividad que le permite costear uno que otro gusto cada mes. Todos son colombianos recién llegados a España. Les promete acortar el tiempo de espera que, en el caso de Extranjería, actualmente puede ser hasta de un año. “Con suerte uno puede darles para un mes y eso es ganancia», dice el hombre que, según la ‘eficiencia’ de su servicio, cobra hasta 300 euros.

No considera que su actividad sea una práctica abusiva, defiende que para conseguir citas se vale de «trucos» que aprendió cuando él mismo pasó por ese proceso y que resulta útil a personas que desconocen el sistema o que no disponen de un ordenador para dedicarse a buscar. Casi todas le llegan por recomendación.

Lo normal: «En este momento no hay citas»

Cuando una persona ingresa al portal digital para trámites en la Oficina de Extranjería lo «normal» es que salte un mensaje que avisa que «En este momento no hay citas disponibles». En cambio, a quienes se dedican a hacer negocio con este servicio, que es totalmente gratuito, les toma días o semanas conseguir lugar en la agenda de atenciones. No hay una explicación clara sobre los métodos que emplean estas redes. El «agilizador» que contrató María suele enviar a sus clientes un texto en el que detalla sus condiciones y hace saber que dispone de un sistema informático 24/7 que es diez veces más rápido que una persona al tratar de tomarla.

Preguntado sobre esta práctica irregular, el Ministerio del Interior sostiene que «la reventa no es posible», porque el sistema requiere identificación personal. No obstante, para superar esa barrera institucional los interesados deben confiar todos sus datos: nombre completo, número de pasaporte, nacionalidad, año de nacimiento y provincia donde necesita la cita y donde deberá estar empadronado.

La portavoz de Acnur sostiene que las dificultades de acceso al sistema de citas de Extranjería es un problema que han abordado con las autoridades españolas. Lo complejo -indica- es que afecta tanto para la manifestación de voluntad de pedir asilo como para poder formalizar la solicitud de protección internacional que son dos fases distintas. «Estamos hablando de meses de espera y a veces de citas que se dan de un año para otro», señala con preocupación pues no se trata de las demoras en el estudio y resolución de las peticiones o en la renovación de documentos, «es simplemente que registren la voluntad de solicitarlo, no debería ser tan complicado. Todo esto, además de peligroso, debilita el sistema de asilo y las autoridades deben resolver esta situación con urgencia», valora.

Desde Acnur han propuesto a las autoridades implementar tecnología para agilizar las citas, homogeneizar el acceso en toda España o incorporar las entrevistas telemática, menciona Vega convencida de que «se puede simplificar y agilizar la tramitación y respuesta a refugiados cuando se ponen voluntad y recursos y se coordina entre todos los actores y administraciones».

En ese mismo sentido, destaca la creación en tiempo récord de los Centros de Recepción, Atención y Derivación ante la llegada de ciudadanos refugiados y cree que se podría replicar para atender a otros colectivos de solicitantes de asilo. «Somos conscientes tanto de los retos a los que se enfrenta el sistema español con el incremento de solicitudes de asilo anuales desde hace varios años como de las mejoras que se han introducido. Es esencial que se pongan con urgencia a disposición los recursos necesarios para responder adecuadamente a la demanda actual de peticiones de protección internacional», añade.

Hasta el 30 de noviembre de 2022, la Oficina de Protección y Refugio del Ministerio del Interior registra 110.147 solicitudes de las cuales 44.185 fueron tramitadas en la Comunidad de Madrid. Las estadísticas muestran que Venezuela (42.418), Colombia (33.230), Perú (8.196), Marruecos (3.747) y Honduras (2.795) son los principales países de los demandantes de asilo en España.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.