¿Todo vale a la hora de conseguir visitas en internet?


Internet plantea un eterno debate para los medios de comunicación: ¿hasta qué punto se puede sacrificar la calidad para atraer audiencia?
SÍ - J.CALERO

SÍ – J.CALERO

Sí, los reportajes de 2.000 palabras con veinte fuentes y que tumben gobiernos emulando a Woodward y Bernstein engrandecen el periodismo, pero también queremos comer al llegar a casa. Las grandes historias a veces no son las más visibles, necesitan el último desliz de Justin Bieber para que ese lector, que no entra habitualmente en el portal, se deje seducir por una crónica sobre los supervivientes del tifón de Filipinas, una vez ojeado aquel artículo sobre el cantante canadiense. Todo vale para retener al lector y aún más en la peor crisis del periodismo de los últimos años. En la era de Google, del SEO y de las redes sociales, si un medio no se posiciona por delante del resto, su lectura quedará limitada para los familiares y amigos del editor. Cuántos reportajes en profundidad han caído por el desagüe porque la web se dirige de forma exclusiva a un escaso público: sin beneficios, no hay negocio y sin negocio, no hay crónicas maravillosas. Nos debemos a nuestro lector y no a nuestro propio ego, qué no se nos olvide. En paro, la pluma del periodista carece de tinta, aunque siempre quede tu madre para decirte «qué bien escribes hijo».

NO - D.VILARES

NO – D.VILARES

Los medios de comunicación están para informar. Si entretienen, mejor, pero tienen que informar; esa es su función principal y la única que les da sentido. Internet es un medio distinto con usuarios distintos, pero parece haber una creencia en que el lector de una web tiene menos interés por los asuntos serios que el de los periódicos de papel. No, mire: el consumidor de prensa consume prensa para informarse, y la prensa sigue siendo prensa aunque no esté impresa. A lo mejor es que queremos dejar la prensa por las variedades, lo que sería legítimo, una forma igual de digna de ganarse la vida y posiblemente más rentable. Pero entonces no seríamos periodistas. Internet todavía tiene muchas leyes por escribir. Es cierto, la gente se queda en las noticias sexis y no suele leer más de tres o cuatro párrafos. Pero esto va a seguir siendo así toda la vida si nunca les ofrecemos una alternativa basada en contenidos trabajados, en busca de la calidad y que no estén coartados por el espacio. Es irónico que la longitud de un texto vaya a suponer más pegas en la web que en el papel, donde sí existe el límite físico. Aunque es todavía más irónico hacerse esclavos del contador de visitas cuando los medios de comunicación aún no tienen ni idea de cómo convertirlas en dinero.

Tags: , , , , , ,

Sin comentarios.

Deja un comentario

San Cemento: el mayor macrobotellón universitario de Madrid

Miles de jóvenes y toneladas de residuos han vuelto a ser los protagonistas de la ya tradicional fiesta celebrada en Ciudad Universitaria

Cómo ser vegano fuera de Madrid y no llevar «una dieta de mierda»

Los restaurantes y bares que ofrecen este tipo de platos han crecido al igual que los potenciales consumidores. En la capital han pasado de ser 10 a 40 en tres años

Sandra Ibarra: «Hay vida durante el cáncer»

Ha superado esta enfermedad en dos ocasiones. Ahora, ha puesto en marcha la primera unidad para supervivientes en colaboración con el Hospital Universitario de Fuenlabrada

Las Carrozas de Azuqueca empiezan a fabricarse

El desfile que realizan las peñas públicas el tercer domingo del mes de septiembre ha sido declarado de interés turístico regional

Los asesores de Carmena y sus salarios al máximo: 81 eventuales y 4,71 millones en retribuciones anuales brutas

Desde 2015, el gasto total anual en este tipo de personal ha aumentado un 35%, habiendo meses con el mismo número de eventuales pero con incrementos salariales bimensuales y trimestrales

Miguel ya no dibuja papel moneda

Si quieres hablar con él, búscale en la biblioteca Miguel Hernández de Collado Villalba. Ahora solo lee allí, pero antes pintaba minuciosamente a mano y «boli» billetes de todo país y época