Una noche mágica y una resaca merengue


Conmemorar la victoria española y rendir honor a Fernando VII. Esa era la ocupación original de la que hoy conocemos como Puerta de Toledo

MAYO-2.JPG

Conmemorar la victoria española tras la ocupación francesa y rendir honor a Fernando VII. Esta es la razón por la cual se erigió un monumento a modo de arco triunfal a finales del siglo XIX en la ribera del Río Manzanares. Conocida hoy como Puerta de Toledo, esta construcción ubicada sobre una glorieta da nombre a la “ronda de Toledo”, ubicada en la calle del mismo nombre que comunica el sur de la ciudad con la Plaza Mayor.

Una cuesta marca el camino desde la Ronda hasta la emblemática plaza. A la una de la mañana de un martes no se ve mucha gente en la calle, salvo por los aficionados que regresan a sus casas con alguna o varias copas de más según el caso, después de celebrar una noche mágica de Champions en la que el Real Madrid ha conseguido el pase a la final que se jugará el 24 de mayo en Lisboa. Con camisetas y bufandas blancas, bajan una decena de madridistas eufóricos gritando “¡¡ale Real Madrid ale!!”. En una de las pocas terrazas que quedan abiertas a estas horas, una pareja de guiris les ve pasar con una mezcla de asombro y gracia. Una vez se han alejado, el silencio se apodera de la calle, hasta que lo interrumpe la bocina de un coche cuyo conductor grita ¡Que viva el Madrid! al único transeúnte que camina hacia el centro. Sólo al pasar por el Teatro la Latina se ven coches y gente que sale de alguna obra, posiblemente ignorando la gesta lograda por el equipo merengue. La calle se llena de comercios típicos y edificios castizos a medida que se acerca la Plaza Mayor. Entrando por el Arco de Cofreros, la Plaza muestra una cara poco conocida, prácticamente vacía y con algunos camareros terminando de limpiar las mesas en las que momentos antes, tortillas, chorizo, vinos y cervezas, eran degustados por comensales que aprovechaban la oportunidad de disfrutar de la gastronomía española en uno de los sitios más representativos de la capital.

La Calle Mayor es el último tramo hasta llegar a la Puerta del Sol. En ella varios manteros recogen la mercancía que intentaban vender durante el día y se marchan por la calle Montera. Con cara de perdidos, unos turistas argentinos preguntan por el mercado de San Miguel y algunos taxistas comentan cómo ha ido la jornada. Allí, el kilómetro cero había indicado el origen de las carreteras radiales y el camino a casa a todo aquel que pasaba ante él.

Tags: , , , , , , ,

Texto por: Germán Pacheco Valeri

Ver los artículos de Germán Pacheco Valeri

Sin comentarios.

Deja un comentario

Los tres kilómetros de calle más mortíferos para los peatones de Madrid

De los 16 atropellos mortales registrados en 2018, en Retiro fue donde más hubo con un total de tres, dos de ellos en la calle del Doctor Esquerdo

Jornadas de cocina que alimentan el intercambio generacional

Padres e hijos participan en unos talleres gastronómicos que impulsan el trabajo en equipo

Fuenlabrada apuesta por los productos frescos y de proximidad

Los ciudadanos pueden adquirir las hortalizas procedentes de las huertas locales en una red de puntos de venta directa distribuidos por la ciudad y algunos barrios de Madrid

Un paseo por el Madrid de la Guerra Civil

Aún se pueden apreciar algunas edificaciones que han resistido a la Guerra Civil como en el Parque del Oeste, el Cerro de Garabitas, el Parque El Capricho o la historia que envuelve a Ciudad Universitaria

Cerdos, pandas y cante flamenco: así celebra Madrid el Año Nuevo Chino

El distrito de Usera se convierte en el epicentro de la Fiesta de la Primavera de la capital. Un mercadillo típico y diferentes actuaciones sobre el escenario protagonizan los actos, acompañados de la tradicional Ceremonia de la Luz

The Doger Café, la primera cafetería en la que podrás adoptar un cachorro

Desde que abrieron las puertas del local, situado en el distrito Puente de Vallecas, han sido acogidos doce perros